La misteriosa muerte de un conocido empresario de Villa Unión que involucra a su yerno que es el juez de la causa

1996

Se trata de César Manuel Illanez (70), propietario de la estación de servicio ubicada en la esquina de la plaza en Villa Unión. Su hija lo encontró con signos de haber intentado quitarse la vida de un disparo. Pidió ayuda, los trasladaron y murió en Talamuyuna.

El conocido empresario, propietario entre otras negocios de una estación de servicios ubicada en la esquina de la plaza principal de Villa Unión y de un hotel murió ayer cuando era trasladado en una ambulancia desde aquella ciudad del Oeste riojano hacia el hospital Enrique Vera Barros.

Tenían un orificio de bala a la altura de su cabeza. Lo curioso del caso y que comienza a dejar tela para cortar es el hecho de que nadie se explica el motivo por el que fue llevado a Villa Unión, cuando falleció en jurisdicción de la Capital. Inclusive hubo disconformidad porque tuvieron que enviar una comisión policial de Homicidios para que “ayude” en la investigación.

Apenas conocido el fallecimiento, el propio juez de instrucción de Villa Unión, quien es yerno del empresario fallecido dictaminó el estricto secreto del sumario. Una fuente policial dijo que su hija lo encontró con signos de haber intentado quitarse la vida, en tanto que la “única” información que se dejó trascender indicó que quien lo encontró fue su yerno (es decir el juez).

Confusa situación

La situación generada a raíz de las circunstancias que rodearon al caso permiten decir que al menos la situación es por demás confusa. Ello es así porque una primera versión “extraoficial” señaló que la hija de Illanez, casada con el flamante juez de instrucción de Villa Unión lo encontró con un disparo en la cabeza, al parecer descerrajado por un revólver calibre 22.

En forma inmediata pidió ayuda a la Emergencia Médica y una ambulancia del hospital Eduardo Neyra llegó al lugar y tras las primeras evaluaciones y algunos estudios en el hospital de Villa Unión se decidió trasladarlo a la Capital.

En pleno viaje hacia la Capital y a la altura de Talamuyuna, a escasos 20 kilómetros de la Capital, el señor César Manuel Illanez dejó de existir. La confusión se originó en el hecho de que la ambulancia y sus responsables lejos de acatar las normas vigentes, tales como que el fallecimiento se produjo en jurisdicción de Capital debía darse cuenta al juez y a la Policía de Capital, pero ello no sucedió. Fue llevado a Villa Unión, donde su yerno es el juez.

Por el momento todo es confusión en el entorno. Nadie informa nada y tampoco se explica para qué viajo a Villa Unión una comisión de la División Homicidios “para ayudar” en la investigación.

Nueva Rioja

COMPARTIR

Dejá tu comentario