La historia del sobrino de Maradona que juega en River

222

No solo en la mirada tiene un aire a su célebre tío. A Hernán López Muñoz, enganche de la quinta división de River que también suele entrenarse con la Reserva, le gusta moverse con los botines desatados, una costumbre que caracterizaba a Diego Maradona. En un reciente entrenamiento en el que la Reserva enfrentó al plantel de Primera que conduce Marcelo Gallardo, uno de los futbolistas más experimentados con los que cuenta el Muñeco notó el detalle y le recomendó al pibe de 18 años: “Atate los cordones. Si Gallardo te ve, te va a retar”. Apodado “Firu” como apócope de “Firulete” por su buena técnica, su parentesco con Maradona lo transforma en un imán a seguir de cerca por quienes frecuentan las divisiones juveniles de River.

Así como Maradona estuvo cerca de ser jugador de River en 1981, antes de pasar de Argentinos Juniors a Boca, e incluso llegó a declarar públicamente su deseo de ponerse la camiseta de la banda roja, un familiar del excapitán de Argentina defiende hoy esos colores. Hernán López Muñoz es hijo de Daniel López Maradona, el sobrino de Diego que hoy está distanciado de él por cuestiones familiares. Daniel López Maradona supo jugar en Argentinos Juniors, Gimnasia de Jujuy, Mineros, Estudiantes de Mérida y Deportivo Italmaracaibo (los tres de Venezuela), San Miguel, San Martín de Tucumán, Almagro e Independiente Dolores de General Cabrera, de Córdoba, donde jugó el Argentino C.

En medio de una fuerte controversia, el sobrino nieto de Maradona llegó a River desde Argentinos hace ya más de tres años. ¿Por qué? Porque los dirigentes de Argentinos, molestos con la decisión de Daniel López Maradona de llevarse a su hijo del club, les sacaron temporalmente el palco preferencial que Diego y su papá, el fallecido Don Diego, tenían en el estadio que lleva el nombre del excapitán de la selección. Al poco tiempo, se lo restituyeron. El presidente de Argentinos, Cristian Malaspina, da fe de la situación. “Tengo entendido que durante la gestión de (Luis) Segura hubo un problemita por el tema del pase del chico (Hernán López Muñoz) y en algún momento no les dieron el palco a los Maradona. Pero desde 2015 y 2016, cuando asumimos nosotros, la relación con Maradona es buenísima. Diego viene a los partidos al palco y lo tiene a disposición sin ningún tipo de problema, como debe ser”, comenta Malaspina.

El desembarco del juvenil en Núñez se produjo por recomendación de Gabriel Rodríguez, el coordinador general de las divisiones inferiores de River. “Es zurdo, hábil, tiene un gran panorama y buen remate de media distancia”, lo describe Rodríguez. Por lo bajo, un entrenador de las inferiores del club de La Paternal que pide reserva de su nombre comenta: “Uno de los motivos por los que aceptó irse a River fue porque en Argentinos no lo citaban a todos los partidos y se cansó de la situación”. En River estuvo cerca de dos años sin jugar en el equipo principal de la categoría porque la dirigencia de Argentinos no quería darle el pase, dicen desde Núñez. Por eso jugó solamente el campeonato de Liga Metropolitana, y no el de AFA, hasta que River logró ficharlo. El año pasado fue una de las figuras del equipo en la Generation Adidas Cup 2017 que tuvo lugar en Dallas, organizada por la Major League Soccer (MLS). En ese torneo, River dejó en el camino al Atlanta United, Málaga y Colorado Rapids en la fase inicial, a Independiente del Valle en las semifinales y al Flamengo en la final.

Si bien forma parte del plantel de la Quinta de River que comanda Juan José Borrelli, en algunos entrenamientos subió a la Reserva. El propio Borrelli les dio muy buenas referencias de él tanto a Gallardo como a Facundo Villalba, el técnico de la Reserva, y por eso más de una vez formó parte de los partidos de práctica contra Maidana, Ponzio, Enzo Pérez, Pratto y compañía. “Borrelli lo vio muy bien ya desde la pretemporada que la Quinta, la Cuarta y la Reserva hicieron en el verano en el club San Jorge, en la provincia de Santa Fe. Es un juvenil con muchas condiciones”, afirma un dirigente que suele ir a ver los partidos de las inferiores de River.

Fanático de Argentinos, en La Paternal era conocido tanto por su condición de familiar de Maradona como por su pasión por el fútbol. “Cuando era pibe andaba todo el día con una pelota en los pies. Y ya de chiquito le pegaba con un caño a la pelota”, remarca una persona que lo conoce de cuando tenía edad de colegio primario. En efecto, en el partido ante Colorado Rapids por la Generation Adidas Cup del año pasado, en Dallas, anotó un golazo desde la mitad de la cancha.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA