Qué dijo cuando la encontraron Melany Aguiar, la joven porteña que estaba desaparecida

Por Mauricio Luna (Infobae)

249

Del otro lado del teléfono se oye a un padre feliz. Subido a un vehículo de la policía bonaerense va camino al reencuentro con Melany, su hija de 19 años, quien había desaparecido el viernes por la mañana y fue encontrada en una panadería de Pilar ubicada en Ruta 26 y Olavarría, sola e ilesa, asegurando: “Fui a visitar a un amigo”.

“Sinceramente no sé qué le pasó por la cabeza. Ella dice que fue a visitar a un amigo, pero nunca antes había hecho algo así. Recuerdo que una vez, cuando estaba en la secundaria, salió con un chico y llegó media hora tarde a casa. Estaba muy mal, pidiendo perdón porque sentía que les había fallado a sus padres. Es una chica muy dulce, cariñosa, buena”, dijo Aguiar a Infobae.

La principal hipótesis que investigaba la Policía tenía como protagonista a un joven con el que Melany se comunicó a través de la aplicación Badoo en las horas previas a su desaparición. El colectivo de la línea 78 que la joven tomó el viernes por la mañana, con dirección a la provincia de Buenos Aires, podría haber acercado a la estudiante hasta esa zona.

Sin embargo, fuentes del Municipio de Pilar le aseguraron a Infobae que la joven fue encontrada por una mujer, que la reconoció por las imágenes difundidas en los medios y se le acercó para hablarle. “Le pidió que la acompañara hasta algún lugar en donde hubiera un teléfono para llamar al 911. Melany le dijo a la mujer lo mismo que a la Policía: ‘Me llevo mal con mis papás y me fui. Dormí en lugares públicos'”, explicaron desde el Municipio, desestimando la idea de que pudiera haberse encontrado con alguien.

Melany apareció con la misma ropa con la que había sido vista por última vez: campera gris, jean oscuro, zapatillas blancas, bufanda negra y mochila roja y negra. “Sin bañarse, con sueño y rendida”, la describieron los policías que la vieron.

Melany es estudiante de Medicina y cursa el Ciclo Básico Común (CBC) de la carrera en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Allí había sido vista por última vez. Por aquellas horas, Cintia Aguiar, hermana de Melany, confirmaba: “Sabemos que entró a la facultad pero no a la hora que salió”. Sus padres conversaron con estudiantes, profesores y trabajadores de la sede que la UBA tiene en el barrio porteño de La Paternal. Luego de recorrer las instalaciones, ninguna pista indicó dónde podía estar la joven.

Su tarjeta SUBE arrojó el último uso que le había dado Melany. El archivo indicó que utilizó el plástico para realizar un viaje antes de las 8 de la mañana. “Ella entra a la facultad a las 6:55 de la mañana”, aseguraría horas más tarde su padre, que intentaba comunicarse al celular de la joven, quien no devolvió ningún mensaje ni respondió las llamadas. Ya por la tarde del viernes su celular sería apagado.

“No pude dormir en todo el fin de semana. Yo estaba trabajando y me llamaron para contarme que mi hija no estaba, que había desaparecido. No sabía qué hacer, dónde ir, a quién llamar. Leí muchas estupideces este fin de semana; lo único que hice fue moverme de un lado para el otro para encontrarla”, agregó el padre de la joven.

Cuando un móvil municipal arribó a la panadería, constataron que se trataba de la joven desaparecida y llamaron a la policía y una ambulancia. Luego fue trasladada a un centro de atención primaria, en donde se comprobó que no hubiera sufrido daños físico, y de allí fue derivada a una comisaría de Pilar. En las próximas horas volverá a su casa.

“Supuestamente tuvo una discusión con la madre, pero no lo sé, porque hace algunos años que estamos separados y yo no vivo con ella. Justamente este fin de semana íbamos a tomarnos unos días solos, me llama la atención que haya pasado todo esto. Me hace pensar en qué fallé, quizá lo hice como padre, en no preguntarle de más, en no generar otra confianza”, sostuvo Martín.

Durante el fin de semana, la Policía de la Ciudad mantuvo demorado a un joven venezolano, quien sería el último novio de la chica. “Parece que Melany estaba iniciando una relación con este chico. Yo me enteré durante la mañana del sábado, cuando estaba demorado. Es una relación de la que ni yo, ni la madre ni su pareja teníamos conocimiento. Me dijeron que era medio cargoso con ella, que estaba celoso“, había afirmado el padre de la chica.

Tras su aparición, Melany fue asistida por psicólogos, mientras aún se investiga si su huida se produjo por la acción de un tercero. La chica se retiró tranquila y en silencio de la comisaría, acompañada por una gran cantidad de efectivos. “Se terminó la pesadilla”, dijo el papá de la chica. “Quiero agradecerles a los medios, a todas sus compañeras de las facultad, a todos los que compartieron en redes sociales la imagen de mi hija. Voy a hablar con ella pero sin presionarla. Quiero que me cuente qué pasó. Y si no quiere, en algún momento me lo dirá”, concluyó el padre.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA