La grieta en el PJ: Sergio Casas definió su postura de agruparse sin Cristina

239

El peronismo anti kirchnerista reaccionó al acercamiento de algunos sectores a la ex presidenta Cristina Fernández, que fue protagonista en el Primer Foro Mundial de Pensamiento Crítico a principios de semana, con una reunión en la Casa de Entre Ríos, en Buenos Aires.

Allí concurrieron ayer por la tarde, dos meses después de haber lanzado “Alternativa Argentina”, los dirigentes más visibles del sector: Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey, gobernadores de Córdoba y Salta; el senador rionegrino Miguel Pichetto, jefe de bancada en el Senado, y el líder de Frente Renovador, Sergio Massa. La novedad fue la incorporación a la mesa de otros siete mandatarios: Juan Manzur (Tucumán), Gustavo Bordet (Entre Ríos, anfitrión), Mariano Arcioni (Chubut, sucesor del fallecido Mario Das Neves), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Casas (La Rioja), Hugo Passalacqua (Misiones) y Rosa Bertone (Tierra del Fuego).

Tras el encuentro se lanzó oficialmente “Alternativa Federal”, que dejó en claro su intención de diferenciarse tanto del presidente Mauricio Macri como de CFK.

“Somos opositores porque el país tiene derecho a una alternativa al ciclo cumplido del pasado y al fracaso del Gobierno de Macri, que nos impone un camino equivocado, doloroso. La Argentina necesita otro camino, mirando hacia el futuro. Esta es nuestra prioridad. Esto nos convoca y por ello trabajaremos”, remarcaron en un documento. No se barajan candidaturas. “Primero las ideas y las soluciones, luego los nombres”.

En contrapartida, en la sede del PJ nacional, a la misma hora, sectores más inclinados a CFK, bajo el auspicio del presidente del justicialismo porteño, Víctor Santa María, debatieron sobre economías regionales. La prensa nacional anotaba ahí a la gobernadora Lucía Corpacci y a su par puntano Alberto Rodríguez Saá.

Las maniobras reflejan la profunda grieta que divide al peronismo. Una buena noticia para la Casa Rosada, que supone que le alcanzaría con sostener la falla opositora para obtener la reelección de Mauricio Macri el año que viene.

La profundidad de las fracturas en el peronismo ya había quedado manifiesta en la balcanización de las celebraciones por el 17 de Octubre, un paradójico Día de la Lealtad. En esa oportunidad, Sergio Casas se sumó al acto organizado en Tucumán por Manzur, cuyo impacto, pese a la presencia de Massa y Pichetto, se diluyó por el faltazo de Urtubey y Schiaretti. Los kirchneristas duros festejaron en Merlo. El PJ oficial, presidido por José Luis Gioja, se recluyó discretamente en Corrientes.

La movida de ayer del bando de Schiaretti, Urtubey, Pichetto y Massa estuvo precedida por realineamientos hacia CFK, como el desprendimiento “massista” encabezado por Felipe Solá.

El grupo intenta mostrar fortaleza y decisión de dar pelea ante el entonamiento de la ex presidenta, pero también autonomía respecto de Macri: sectores del oficialismo habían mencionado a Urtubey y Pichetto como eventuales socios en el futuro de Cambiemos.

El lanzamiento de “Alternativa Federal” es un paso más hacia la balcanización justicialista.

La concentración de gobernadores allí tiene como motivo más lógico la necesidad de conservar el poder en sus distritos el año que viene, no tanto por la amenaza que pudiera significarles el macrismo, sino por los retorcijones de las internas con las facciones k. En Tucumán, por caso, las pretensiones de continuidad de Manzur son confrontadas por el ex gobernador José Alperovich. En Chaco, Peppo riñe con Jorge Capitanich.

En este escenario, a menos de un año de las elecciones, los indicios marcan que el peronismo librará una gran interna con CFK, o quien ella unja, en un polo, y los anti K en el otro.

El tajo es tan hondo que no se libraría en las PASO de agosto, sino en las generales.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA