¿Por qué nadie atiende el teléfono en el Sanatorio Rioja? La insólita respuesta de la clínica

442

No es una excepción. En muchas clínicas pasa lo mismo. Pero el caso del Sanatorio Rioja es extremo: nadie atiende el teléfono. Jamás. EL FEDERAL llamó durante dos días en reiteradas ocasiones y corroboró la denuncia de un lector: que el tiempo de los pacientes no les interesa a las autoridades del hospital.

En la tarde del lunes un periodista de EL FEDERAL se acercó a la clínica en dos momentos distintos del día: a la mañana y a la siesta. En el sector de “turnos” había filas de entre media hora y 45 minutos para solicitar uno.

Allí había un cartel que indicaba que había dos teléfonos y líneas rotativas.Mientras hacía la fila, el periodista de EL FEDERAL llamó una y otra vez al teléfono en cuestión. Nadie atendía, pero se sentía sonar. Cuando llegó al mostrador, el cronista preguntó por qué nadie atiende.

“Porque le doy prioridad a los que vienen a pedir turno”, contestó la secretaria de la mañana. O sea, la misma persona que atiende el teléfono es la que atiende al público. Y como siempre hay público, nadie atiende el teléfono.

La optimización del tiempo es una prioridad que distingue a las grandes ciudades de las que están atrasadas. En el caso de los médicos, hay cientos de formas de mejorar la atención. Incluso hay programas gratuitos para sacar turnos online. Parece una utopía en La Rioja, así como parece mentira que haya que acercarse a un lugar para sacar un turno, como si viviéramos en la Edad Media, pero en el siglo XXI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here