-EXCLUSIVO- La millonaria estafa de la Fundación Liderar a sus trabajadores con fondos dados por Beder Herrera

EL FEDERAL tuvo acceso al documento que prueba la estafa a más de 300 trabajadores y que quedó en la nada. La demoledora auditoría sobre Fundación Liderar que se intentó ocultar y prueba el robo del 40% de sus fondos.

4074

La auditoría del Tribunal de Cuentes de La Rioja arrojó que la Fundación Liderar no rindió cuentas sobre el 40% del dinero recibido por el gobierno provincial para pagar sueldos durante la administración de Luis Beder Herrera y sobre el 80% del total de los subsidios, y que se desconoce el destino de casi 10 millones de pesos. EL FEDERAL tuvo acceso al documento que el propio tribunal quiso ocultar.

Un poco de memoria: la Fundación Liderar se creó para contratar con fondos provinciales a personas de escasos recursos para que realicen tareas de mantenimiento y seguridad en los hospitales Vera Barros y De la Mujer y el Niño, y para limpiar calles. Sin embargo, alguien se quedaba con alrededor del 40% de los trabajadores, a quienes hacían firmar recibos en blanco, según concluyó la auditoría.

El dictamen de la Dirección de Auditorías del Tribunal de Cuentas fue mantenido casi en secreto y  negado al abogado Guillermo Galván, que representa a unos 300 empleados afectados por la maniobra presuntamente ilegal, encabezada por el presidente de la ONG, Javier Barroso, y el chofer de Beder HerreraMaximiliano Herrera. También estarían implicados su hijo. La querella necesitó una orden judicial para conseguir la auditoría, que este medio publica hoy en exclusiva, pero que transcurrido los años, todo quedó en la nada.

La auditoría deja en claro que aunque el titular de la Fundación Liderar era Barroso, este estaba siempre acompañado de Máximo Herrera, un ex agente de policía que comenzó como chofer de Beder Herrera cuando era diputado y que con los años se transformó en su hombre de confianza y secretario privado“Máximo Herrera no era integrante de la fundación, pero era siempre el que acompañaba al Sr. Barroso en las distintas operatorias de la fundación, esto era en la tramitación de los cobros de fondos y la realización de los pagos”, consta en el documento oficial.

Máximo Herrera
Máximo Herrera

Hay que recordar que Santiago Javier Barroso era director del Centro Administrativo Provincial (CAP) y Conservación de Edificios Públicos respectivamente designado por el gobernador Luis Beder Herrera.

Santiago Javier Barroso, ex titular de la Fundación Liderar

La Dirección de Auditorías del Tribunal de Cuentas detectó 1.905 recibos en blanco y unos 1.278 que sólo tenían el monto. La ex tesorera, Mirta Beatriz Lencinas, dijo que Barroso le pidió llenar 2.500 recibos con montos de entre 3 y 4 mil pesos, que estaban firmados y en blanco. Si sólo se rendía el 60% del total, faltarían unos 3,5 millones de pesos. Pero para los auditores el monto sería más del doble.

La auditoría se concentró el marzo de 2014 para tener un mes de referencia. Y encontró que en ese mes el gobierno provincial le dio 280 mil pesos semanales a la Fundación Liderar para pagar insumos y sueldos, entre ellos, el del propio Barroso, que como presidente de la ONG recibió 20 mil pesos por mes hasta septiembre de 2014, cuando renunció (aunque siguió trabajando, al menos, hasta enero del año siguiente). Eso da un total de más de un millón de pesos mensuales, de los que la ONG sólo justificó 642 mil pesos de sueldos y casi 41 mil pesos de insumos.

Certificación de uno de los pagos.

La conclusión es demoledora, porque además de encontrar que la función sólo rindió gastos por el 60% de los subsidios recibidos, advierte expresamente que se firmaban recibos en blanco para paliar esa irregularidad.

“Todo lo antes expuesto, indica –salvo más elevado y/o mejor discernimiento–, que de la suma de $1.120.000, que la ONG recibió de fondos públicos en el período marzo/2014, solamente el 60,98% tuvo una aplicación justificada en inversión de gastos en personal e insumos. Este viene a dar respuesta, de alguna manera, a la pregunta de por qué la necesidad de hacer firmar recibos en blanco y/o el destino que se les iba a dar a los comprobantes en dichas condiciones que tenía en existencia la fundación”, escribieron los auditores.

Esto prueba que, por un lado, la fundación recibía fondos en exceso, y por otro, que alguien se quedaba con el 40% del dinero de los sueldos, que según la auditoría trepó a 9.273.954 pesos entre enero de 2014 y el 11 de marzo de 2015, es decir, el 80% del dinero recibido del Estado provincial, una cifra que la querella cree que se queda chica. Además, falta sumar los montos percibidos en 2015.

Pero además la auditoría reveló algo que hasta ahora se desconocía: que el Ministerio de Infraestructura le pagó, al menos, 340 mil pesos para mejoramientos habitacionales, pero que Barroso y compañía sólo justificaron gastos por 87 mil pesos, faltando 253 mil pesos. Ni siquiera fue capaz de decir a dónde estaban todos los domicilios en los que intervino.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here