Más de 20 alumnos del colegio San Vicente de Paul de Mendoza, tomaron bebidas alcohólicas en salón de fiestas durante la madrugada del miércoles y ahora sus padres tendrán que pagar multas que pueden alcanzar los 70 mil pesos, según la aplicación de nuevo Código Contravencional de esa provincia.

En la llamada celebración «UPD», (Ultimo Primer Día), ritual que empezó hace algunos años, según el cual los estudiantes suelen reunirse la noche anterior, consumen bebidas alcohólicas y va sin dormir a la escuela.

Además de la multa para los padres por «no cumplir con el cuidado de sus hijos», la justicia también sancionó al dueño del local donde se llevó a cabo la fiesta, por no prohibir el consumo de alcohol a los menores, ya que se trata de una infracción al articulo 87 del nuevo Código Contravencional.

Los excesos de este tipo de celebraciones entre los menores preocupa a las autoridades porque en ocaciones incluye vandalismo, corte de rutas, lanzamiento de pirotecnia, y es por ello que la Dirección General de Escuelas llamaron a los padres a «reflexionar y poner límites a sus hijos».

«Está muy bien que se diviertan, pero todo lo que tenga que ver con alcohol no es correcto», dijo José Thomas, titular de la DGE, y añadió que «los festejos en la noche previa al día de clases, va en contra de la necesidad que tenemos de aprendizaje de los chicos y de la cultura del trabajo».

LAS SANCIONES

El Código Contravencional de la provincia de Mendoza -que fue aprobado en octubre del 2018- establece multas severas para los padres de los menores que estén en estado de ebriedad.

Según el articulo 96 de la Ley, los padres que suministren o permitan el consumo de alcohol o sustancias prohibidas a sus hijos, serán sancionados con arresto de 15 a 60 días, trabajo comunitario de hasta 20 días o costosas multas económicas.