En un recorrido por la ciudad, se observó el incumplimiento del decreto de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Se percibe menos movimiento en avenidas debido a los controles policiales, pero en el interior de los barrios la vida fluye con normalidad. La policía está colapsada de denuncias.

Ayer, Medios El Independiente llevó a cabo un recorrido por seis barrios de la Capital, ubicados en distintos puntos de la ciudad, donde se observó un notable incumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, decretado por el Gobierno nacional debido a la pandemia del Covid-19.

Hay una gran circulación de vehículos que se asemeja con el de un día normal. Además la gente continúa saliendo a caminar, en pareja o en grupo, y a pasear a sus mascotas.

Si bien la Policía de la Provincia lleva a cabo controles, los mismos están apostados generalmente sobre las avenidas principales, pero en el interior de los barrios la población continúa con sus hábitos cotidianos, como si el decreto de aislamiento no existiera.

La misma postal de jóvenes reunidos en las esquinas bebiendo alcohol se observó en casi todos los barrios recorridos. Un vecino del barrio Nueva Esperanza dijo que “estamos cansados de denunciar el incumplimiento de la cuarentena, pero la gente se sigue juntando igual”, aseguró.

Del mismo modo, un vecino del barrio Yacampis consideró que “las personas salen con la excusa de ir a hacer compras, pero en realidad salen a pasear”, sostuvo y añadió que “hace falta más control policial”.

Al ser consultada sobre el motivo de la falta de cumplimiento del aislamiento, una vecina del barrio Vargas opinó que “la gente piensa que es algo que está alejado de la provincia y que no nos va afectar a los riojanos, por eso no cumplen la cuarentena”, estimó.

Medios El Independiente

cialis sipariş cialis 100 mg cialis 5 mg geciktirici viagra