*Por Juan Pablo Parrilla

Algo pasó en los últimos días en La Rioja: la idea de que «hay más gente en la calle» empezó a repetirse en redes sociales y grupos de WhatsApp. Quizás ahí radica parte de la explicación del anuncio que hizo en la tarde del jueves el gobernador Ricardo Quintela, que endureció durante el fin de semana largo las restricciones de la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

El anuncio por Twitter de Quintela generó algo de confusión, por lo que EL FEDERAL te cuenta en esta nota qué dice el decreto que firmaron el gobernador, el jefe de Gabinete, Juan Luna Corzo, y el secretario de Gobierno, Armando Molina, y que fue divulgado oficialmente por el gobierno.

En primer lugar, en su artículo 1 el decreto dispone la suspensión durante todo el viernes de «la actividad comercial de todos todos los establecimientos y rubros comerciales que no se encuentren expresamente exceptuados en el presente». ¿La pena para los infractores? Una multa de 50 mil pesos y dos días de clausura.

El artículo 2 del decreto establece las excepciones a esa prohibición. Son dos, las «farmacias y los comercios de crecanía que se dediquen exclusivamente a la venta de alimentos». Sin embargo, este último rubro es bastante amplio y la propia norma incluye varios ejemplos: «kioscos, despensas, verdulerías, carnicerías, panaderías, heladerías, rotiserías, gastronomía, o similares». En este caso, podrán funcionar hasta las 20 horas.

En resumen, no hay muchos cambios frente a la situación actual. Lo únicos comercios que deberían cerrar este viernes son los supermercados, las ferreterías y los locales de pagos de serivcios. Pero habrá heladerías y panaderías.

El artículo 3 del decreto es otro de los que más revuelo armó, y va en línea con disposiciones de unos cuarenta municipios de todo el país, incluidos algunos de La Rioja, como Chamical. La norma prohíbe la «venta y transporte de bebidas alchólicas» desde las 8 horas del viernes hasta medianoche del domingo. Para los infracores consagra una multa de 20 mil pesos, además de la clausura del establecimiento que venda y el secuestro de la mercadería.

Por último, el artículo 4 prorrogó las restricciones en supermercados e hipermercados, que el viernes deberán permanecer cerrados y segurián funcionando a partir del sábado con el cronograma de atención según la terminación del DNI que estableció el gobierno. A su vez, el decreto amplió esa modalidad a los locales de pago de servicios, como Rapipago y Pagofácil.

MIRÁ EL DECRETO COMPLETO: