Dos jefes de la comisaría de Villa Mazán protagonizaron un escándalo, al ser detectados violando la cuarentena en una reunión social. La situación se habría conocido a partir de una denuncia anónima.

Los involucraods, según la misma fuente, son el comisario García y el subcomisario Espeche, quienes estaban comiendo empanadas y consumiendo alcohol junto a otras seis personas, pese al aislamiento obligatorio que rige en todo el país por la pandemia de COVID-19.

A todos los participantes de la reunión, incluidos los uniformados, se les podría iniciar una causa en la justicia federal -la Fiscalía ya habría sido notificada-, mientras que el jefe de policía de La Rioja, Rubén Garay, ordeno que se abra un sumario administrativo contra el comisario y el subcomisario.

Fuente: Artículo armado con información de las radios FM Sol y 4×4.