*Por Juan Pablo Parrilla

Mientras La Rioja no tenía casos confirmados de COVID-19, en las redes sociales se promovió la idea de que hay que hacer todo lo posible para “mantener el cero”. Sin embargo, el mensaje pudo generar confusión, porque no tener casos confirmados no significa que el virus no circule, pues puede haber infectados sin síntomas, como efectivamente sucedió. Y esa falsa sensación de que nadie te puede contagiar puede provocar un relajamiento en el cumplimiento de la cuarentena.

El caso de Tama es paradigmático. Nadie en la pequeña localidad de los llanos riojanos podía creer que algún vecino suyo tuviera COVID-19. El hecho de no tener casos confirmados generó la idea de que no había ninguna persona con el virus que provocó la pandemia mundial.

Sin embargo, un hombre de 85 años que había sido operado en la clínica ERI de la capital estuvo durante unas dos semanas en un pueblo cerca de allí sin síntomas, pero con el coronavirus más temido en su cuerpo. En algún momento se empezó a sentir mal y desde Tama lo derivaron a Chamical. Lo vieron una médica y tres enfermeros. Mientras miles de vecinos seguían con la idea de que en su ciudad nadie tenía COVID-19, el hombre fue trasladado a la capital, donde le confirmaron que se había contagiado. Nadie lo hubiera imaginado.

De esta lección deben tomar nota en Chilecito, Olta, Chepes y todas las localidades del interior en las que no hay casos confirmados. Nada garantiza que no haya un vecino que tenga COVID-19, pero sin síntomas. Así, de hecho, apareció el primer caso en La Rioja. Mientras todos esperaban que sea alguna persona que había estado en el exterior o fuera de la provincia, o eventualmente alguien que haya estado en contacto con ellos, de un día para el otro se confirmó el contagio de la pediatra que lamentablemente falleció.

Pero además, ese primer caso conlleva otro riesgo de la falsa idea de que «cero casos confirmados significa que no hay circulación del coronavirus», porque La Rioja vive una epidemia de dengue y puede haber confusiones con los diagnósticos. En efecto, a la pediatra primero le dijeron que tenía dengue y luego le confirmaron que padecía COVID-19.

En ese sentido, en una carta publicada en la revista The Lancet, médicos de Singapur comentaron los casos de dos pacientes con falsos positivos en pruebas serológicas rápidas para dengue, que en realidad tenían el coronavirus que causa COVID-19.

También médicos peruanos han advertido en un reciente artículo publicado en la revista de la Universidad de Córdoba que “el dengue y el COVID-19 presentan una gran similitud con relación a los eventos fisiopatológicos, así como signos y síntomas”.

cialis sipariş cialis 100 mg cialis 5 mg geciktirici viagra