Un canillita murió en un incendio que ocurrió en una vivienda sobre la avenida Oyola, frente a la Escuela Comercio N°2. La víctima fue identificada por la prensa local como Roberto Herrera, alias «Tuco», de 57 años.

Según dijo el propietario de la vivienda Medios Provincia, Herrera le alquilaba una pieza y que vivía allí desde hace un año.

«El vivía en el oscuro, porque no tenía luz; cuando le quisimos poner dijo que no quería», relató el hombre.

Radio Fénix afirmó que habría fallecido asfixiado, que el resto de la vivienda estaba en estado de abandono y que el cuerpo fue encontrado por un amigo.