Por ahora no hay circulación comunitaria del nuevo coronavirus en La Rioja: qué pasó con el caso que estaba en estudio

0
593

*Por Juan Pablo Parrilla

Hace unos días, un caso de COVID-19 en La Rioja encendió las alarmas, debido a que las autoridades no pudieron establecer en un primer momento cómo se contagió, lo que podría derivar en la declaración de “circulación comunitaria” del virus. Sin embargo, el misterio habría sido resuelto y las autoridades barajan más de una hipótesis sobre la cadena de transmisión.

En La Rioja, al menos por ahora, existe lo que se conoce como circulación o contagio “por conglomerado” del coronavirus que desató la pandemia. Esto quiere decir que se sabe o se tiene alto grado de certeza de cómo se contagiaron cada una de las personas que tienen COVID-19. En general, los nuevos infectados son familiares o miembros de los círculos cercanos a los casos positivos, lo que va generando una especie de cadena que permite tener una fotografía clara de lo que ha estado ocurriendo.

Hasta el 22 de abril, el único caso que todavía era un incógnita en La Rioja era el primero, el de la pediatra Liliana Ruiz, que hasta hoy no se sabe cómo se contagió. Pero el miércoles pasado, el ministro de Salud, Juan Carlos Vergara, informó que se realizaron cinco nuevas pruebas con resultado positivo para COVID-19 y aclaró que “cuatro tienen nexo epidemiológico y uno está en estudio”.

La importancia de esta última aclaración es vital, porque si no se establece cómo se contagió ese caso en estudio habría que declarar la “circulación comunitaria” del virus, es decir, que no es factible relacionar los nuevos casos confirmados con algún paciente anterior. Esto implica un mayor riesgo de contagio, porque ya no se podrían identificar a todos los contactos estrechos de los infectados para ponerlos en cuarentena. E incidiría en la estrategia de combate a la pandemia, hoy centrada en la contención.

La investigación y seguimiento de cada caso está a cargo de uno de los cuatro grupos que componen el Comité Operativo de Emergencias (COE) que funciona en la Escuela de Policía. Su referente, la subsecretaria de Planificación, Gabriela Nieto, reveló a EL FEDERAL que ya tienen más de una hipótesis sobre el nexo epidemiológico de ese caso que despertó sospechas.

El equipo que conduce Nieto está compuesto por ocho miembros. En algún momento llegaron a hacer el seguimiento a más de 1.200 personas al mismo tiempo. Su tarea es fundamental para que las autoridades tomen a tiempo las medidas que consideren oportunas, contengan la transmisión y eviten la transferencia comunitaria.

Siempre trabajamos sobre hipótesis, que ponemos en la mesa del equipo de salud, y eso nos sirve, por ejemplo, para determinar que el virus continúa en una etapa de contagio por conglomerado”, explicó Nieto. Y agregó: “Justamente con ese caso que estaba en estudio estamos trabajando en varias hipótesis. Lo que hicimos fue tratar de seguir aportando datos para armar las hipótesis y que se mantenga esa certeza de que estamos en fase de contagio por conglomerado”.

Antes de terminar, una aclaración importante. El escenario que se puede apreciar hoy es una foto de lo que sucedió hace 10 días, porque la aparición de síntomas tarda varios días. La radiografía exacta de lo que ocurre hoy no la tiene nadie. Por eso, no hay que dejar de cuidarse, pese a que el virus circule por ahora entre médicos y personas cercanas. El riesgo de contagio siempre está latente.

SEGUÍ LEYENDO:

CÓMO FUNCIONA EN LA RIOJA EL COMITÉ DE EMERGENCIA QUE LIDERA LA LUCHA CONTRA EL COVID-19