El pequeño de tan solo 11 meses cayó a un canal de riego en Valle Fértil, en la provincia de San Juan, y ahora lucha por su vida en terapia intensiva del Rawson. Su abuelo contó los tremendos momentos que vivió su familia y cómo se espera el milagro.

Durante el pasado viernes un bebé de tan solo 11 meses cayó de manera accidental a una canal de riego en Valle Fértil y casi ocurre una tragedia. De hecho Salud Pública tuvo que enviar un helicóptero en dirección al Este de la provincia para poder traer al pequeño Bruno Brizuela, que de milagro fue revivido por personal de la salud del hospital de San Agustín y ahora es atendido por los médicos del Rawson.

En estos momentos el pequeño se encuentra con pronóstico reservado en terapia intensiva del Hospital Rawson y desde su entorno afirmaron que «su estado de salud es delicado, está con respirador artificial pero él se va a recuperar porque ha luchado muchísimo hasta llegar acá», afirmó su abuelo materno Alejandro Carrizo a este diario. 

El mismo estuvo presente en el momento del accidente ocurrido el pasado viernes en el barrio Costanera de Valle Fértil, y detalló cómo fueron los terribles instantes que le tocó presenciar cuando su nieto fue arrastrado por el riego del canal.

“Nosotros vivimos alado de un canal, estábamos trabajando y habíamos terminado de hacer un dormitorio para que los nietos vivan mejor, y en eso nos descuidamos y el bebé se nos cayó al canal. Salimos por el costado del canal corriendo entre los yuyos y el bebé pasó por debajo muy rápido”, comenzó relatando Carrizo.

Y agregó que “un vecino lo encontró enganchados de unas ramas ya ahogado y se lo entregaron a mi hija diciéndole que ya estaba muerto, pero mi hija de 16 años empezó a hacerle RSP, empezó a escupir agua hasta que lo pudimos trasladar al hospital”, contó el hombre que trasladó al niño inmediatamente.

Así trabajan en Valle Fértil para reanimar al pequeño de 11 meses.

Pero el problema no terminó ahí, “porque cuando llegamos al hospital los médicos no podían entubarlo, yo estuve en el quirófano orando, llamando a Dios y los doctores hacían caras de que estaba muy mal mi nieto, habían excelentes personas ahí dentro trabajando pero parecía que todo iba muy mal”, afirmó Carrizo.

Hasta que finalmente los médicos del Hospital de San Agustín pudieron reanimarlo y solicitaron al helicóptero de la provincia para que lo trasladara de manera urgente porque la situación del bebé era muy complicada.

“Estuvo 25 minutos muerto y Dios lo trajo a la vida”, dijo su abuelo que no podía dejar de llorar cuando vio la reacción de los médicos que pudieron escuchar un latido del corazón de Bruno.

Y si bien el pequeño vallisto sigue en terapia intensiva, sus familiares piensan que “el va a salir adelante, porque Dios no lo va a dejar después de todo lo que pasó», afirmó el abuelo de Bruno.