*Por Juan Pablo Parrilla

El ministro de Salud, Juan Carlos Vergara, confirmó que la mujer que falleció en la madrugada del sábado en el Hospital Virgen de Fátima por COVID-19 se había hecho un hisopado el 18 de mayo, pero que dio negativo.

La mujer tenía 52 años y vivía en Aimogasta, pero viajaba tres veces por semana a la capital provincial a dializarse. Tenía insuficiencia renal crónica y una patología de base que se complicó. El jueves se internó para hacerse el tratamiento y finalmente falleció.

El caso encendió las alarmas, porque La Rioja llevaba 19 días sin nuevos casos confirmados del coronavirus que desató la pandemia. Ahora los investigadores del Comité Operativo de Emergencias buscan responder cómo se infectó la mujer y si ella contagió a alguien.

Esta última pregunta tuvo una primera respuesta favorable. Anoche se procesaron 52 muestras y ninguna dio positivo. Entre ellas hay 27 vecinos de Aimogasta y otros dos arauqueños que viven en la capital. Son familiares de la víctima y personas con las que había viajado en la combi que transporta a los dializados. Sin embargo, desde el Gobierno aclararon a EL FEDERAL que todavía quedan muchas pruebas por hacer y que es probable que aparezca algún caso positivo.

Pese a los resultados negativos, todas las personas de Aimogasta testeadas este domingo deberán permanecer aisladas durante 14 días, aunque en el caso de los dializados, serán internados en la capital provincial junto a algún familiar para evitar los viajes constantes.

La otra pregunta que el COE busca despejar es todavía más compleja. ¿Cómo se infectó? Los investigadores están revisando qué contactos pudo tener en los últimos 14 días, que es el lapso durante el cual se pudo haber contagiado hasta que aparecieron los síntomas.

«Por ahora es un caso esporádico, como iba y venía de Aimogasta a capital es difícil saber dónde se pudo contagiar», declaró Vergara a Medios Provincia.

El ministro confirmó, al respecto, que «el 18 de mayo se hizo un hisopado a este misma mujer y dio negativo”. Un día antes se había activado el protocolo en Aimogasta, que regresó a la fase 1 de la pandemia.