*Por Juan Pablo Parrilla

La justicia federal riojana ordenó la captura internacional y la extradición desde Suecia de Peter Högberg, quien estuvo a cargo de planificar el vuelo fatal durante la filmación de un reality show en Villa Castelli, el 9 de marzo de 2015. En el que murieron 10 personas. EL FEDERAL fue el primer medio en poner la lupa sobre este supuesto militar que hasta ahora no había sido investigado en la causa.

En el expediente no hay dudas del rol que tuvo Högberg en la filmación del reality. Por caso, es contundente un escrito presentado ante la Gendarmería del Transporte Aéreo de Francia al otro día del accidente, el 10 de marzo de 2015, por Sébastien Petiot, entonces director general de ALP, la productora francesa que estaba realizando el reality show Dropped en Villa Castelli. “Una persona era responsable directa de la seguridad del vuelo, el gerente de logística y seguridad Peter Högberg”, advirtió. 

Pero además, fue el propio Högberg el que definió su trabajo en la producción del reality como “gerente de logística y seguridad, que durante la expedición tiene la responsabilidad de la seguridad de los participantes, camarógrafos, médicos”. Lo hizo cuando declaró el 12 de marzo de 2015 en Villa Unión, ante el juez Daniel Herrera Piedrabuena, con la ayuda de dos traductores, uno de inglés y otra de francés.

También recordó en aquella ocasión que fue el primer extranjero en llegar al lugar del accidente. Un vecino lo llevó en moto hasta el punto en el que cayeron los helicópteros sanitarios de La Rioja y Santiago del Estero. Dijo que se acercó a unos 5 ó 6 metros de las naves, pero que se dio cuenta que “no había nada que hacer”. Luego, según los testigos, pidió que nadie se acerque, porque era peligroso.

Quién es

Ulf Peter Högberg nació el 6 de mayo de 1970 en Lidkoping, una pequeña ciudad de Sucia, pero se mudó a Karlsborg en 1992. En varios tramos de la causa aparece mencionado como Peter Hugberg, incluso en el dictamen del fiscal Horacio Salman, pero su verdadero apellido es Högberg. 

Según él mismo repasa en su perfil de LInkedin, desde hace casi 25 años presta servicios en las Fuerzas Armadas suecas, “en diversas posiciones y entornos, incluidas varias operaciones en el extranjero con las fuerzas de la ONU, la OTAN y la UE”. Un testigo aseguró en el expediente que peleó en la Guerra del Golfo, en Irak, pero Suecia no fue parte de esa contienda bélica y Högberg habría ingresado a las fuerzas armadas de su país a principios del siglo XXI, una década después de esa guerra. Por las fechas, quizás peleó en Afganistán. 

En su declaración, el director de ALP contó: “Está contratado para brindar servicios para nuestra empresa”. Y precisó que había supervisado los realitys filmados para Suecia y Noruega que en 2014 habían sido realizados también en Villa Castelli, aunque hay testigos que aseguran que en el último de esos programas el encargado de la seguridad fue un tal Stian Aker y no Högberg.

Por otra parte, parecería que la productora francesa no contrató directamente a Högberg, sino a la empresa Expeditionary Solutions Sweden, de la que Högberg es “socio” y “gerente”, según su página web, donde se vende como un experto en logística y seguridad, entre otras cosas.

Expeditionary Solutions, la empresa de Högberg.

Culpable para todos

Cuando EL FEDERAL publicó el año pasado una investigación sobre Högberg, su nombres apenas aparecía mencionado unas pocas veces en el expediente como un mero testigo, pese a que el propio fiscal Horacio Salman consideró en su dictamen que ALP era “la responsable única de la planificación y seguridad en general del evento y de la planificación específica de la logística, organización, esquema y manera de realizarse los vuelos y tomas fílmicas dispuestas para el evento, a través del experto sueco Peter Hugberg [así está escrito en el dictamen]”.

La pregunta, entonces, era por qué Högberg hasta ese momento no había sido citado a indagatoria si fue el responsable de planificar los vueltos. A la hora de decidir a quiénes imputar, el fiscal había puesto la lupa en las irregularidades que desembocaron en el siniestro, fundamentalmente en la contratación de los helicópteros, pero no en el vuelo en sí mismo.

Esa fue, en efecto, una de las defensas que ensayó en su declaración indagatoria Gustavo Gordonas, dueño de Ifixit, una productora argentina contratada para trabajar en el reality. 

“Högberg fue el encargado de la planificación, organización y supervisión de los helicópteros e incluso era el responsable en una situación de crisis como la acontecida”, resumió. Aclaró, además, que “antes del vuelo fue Högberg quien chequeó con los pilotos las trayectorias, peso y cantidad de personas que abordarían”.

Para probar ese nivel de responsabilidad, entre otras cosas, Gordonas aportó un correo electrónico que el militar sueco le envió un mes antes de la filmación.  La traducción literal de este correo es:

“Podrían, por favor, también darme una actualización sobre los helicópteros que se supone usaríamos? (modelo/ compañía). Me gustaría chequear algunas cuestiones técnicas referentes a evacuaciones de emergencia y colocar camillas en el interior. Tienen Uds. algún punto de contacto con quién pueda hablar yo sobre estas cuestiones?”.

“El texto se explica por sí mismo dejando claro que competía a él y solo a él el control de las aeronaves, su utilización y la seguridad en vuelo”, concluyó Gordonas, que definió a Högberg como “una persona adorable, pero técnicamente complejo”.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es Peter-HOgberg-2.jpg

Otro de los que le dio un rol protagónico a Högberg fue Mariano Platero, uno de los dueños de la agencia de turismo local Praia Rosa -que fue contratada para trabajar en el reality- y quien también está imputado en la causa. Le preguntaron cuál era su relación con “Hugberg” (otra vez, mal escrito en el expediente), y contestó: “Él determinaba la logística de los vuelos, como asimismo, el punto geográfico de despegue y aterrizaje. También coordinaba la seguridad del evento. Él era quien tenía una relación directa con los pilotos, sobre los vuelos”.

Una de las cuestiones que remarcó Platero en el escrito que presentó en su indagatoria es que “sólo esta persona en carácter único y exclusivo conocía y manejaba” la planificación de los vuelos

“Los pilotos de las aeronaves sólo conocieron los alcances, estrategias y planificación de vuelo en el momento del comienzo mismo de los eventos al tomar contacto directo y personal con ‘Peter Hugberg’ o Stian Aker [el responsable de la logística y seguridad en uno de los realitys que se filmó en la zona]”, indicó Platero.

Esta última idea es la misma que tomó la fiscal Nuñez Carmona al fundamentar su decisión de pedir la captura de Högberg. Escribió en su dictamen: “Todas las tratativas referidas a las actividades que debían efectuar los helicópteros se habrían pactado (…) entre los pilotos y Ulf Peter Högberg (encargado de la seguridad del programa televisivo), planificando los vuelos minutos antes de llevarlos a cabo, lo que impidió advertir y analizar los peligros inherentes a la operación y la adopción de acciones de mitigación, requisito exigible por la normativa”.

Por otra parte, a pesar de que varios involucrados en la filmación le dieron al ciudadano sueco un rol preponderante, Hubert Arthaud, hermano de Florence Arthaud, una de las víctimas, consideró que “Högberg no podía haber certificado las máquinas o los pilotos porque no tenía las cualificaciones especiales en este campo”. Ante ello, concluyó: “Fue la elección económica y el no profesionalismo que acabó con esto. Jamás se acude a una empresa local no especializada en cuestiones de aeronáutica: nos vamos con nuestros proveedores y nuestros pilotos o no volamos. Tenían opciones para escoger, pero escogieron ahorrar«.