El gobierno provincial, a través del Ministerio de Vivienda, informó que endurecerá su posición contra las usurpaciones de tierras del Estado y los funcionarios que hagan la vista gorda. Estiman que hay unas 3 mil hectáreas afectadas.

Fuentes oficiales explicaron a EL FEDERAL que ven con extrema preocupación que haya usurpadores de terrenos ubicados en la zona de la llamada «Ciudad nueva», en el suroeste de la capital provincia, que ya están empezando a alambrar lo que ocuparon, lo que pone en riesgo los planes de vivienda del gobierno en ese sector.

“Las políticas de construcción de viviendas del proyecto que encabeza el gobernador Ricardo Quintela están seriamente comprometidas sino avanzamos en contra de los usurpadores”, evaluó el ministro Ariel Puy Soria.

Pero además, Puy Soria dejó un mensaje hacia adentro del Estado. «Vemos inacción en funcionarios del Ejecutivo y de funcionarios judiciales, lo que pone en serio riesgo que podamos aplicar los planes federales por este avance de algunos particulares inescrupulosos que están haciendo negocios inmobiliarios en tierras que son del Estado”, advirtió.

El reclamo no es hacia la actual gestión, sino que apunta a resolver a un problema que viene de larga data y se amontona día a día. Por lo bajo se habla de denuncias cajoneadas y complicidad desde hace años, sobre las que el gobierno busca avanzar.