Tras la polémica por las elecciones en la Universidad Nacional de La Rioja, Alicia Luna, conciliaria del consejo superior, consideró que las elecciones no pueden realizarse por el contexto de la pandemia, pero objetó prolongar el mandato de Fabián Calderón y propone que asuma un normalizador.

“Hay una cuestión sanitaria que no va a permitir resolver la cuestión electoral”, remarcó, y estimó que “era absurdo presentar un calendario electoral cuando no se podía llevar a cabo”. “Si no se puede, no se puede, lo que hay que decidir son los caminos a seguir”, resaltó.

En ese marco aclaró que “la asamblea es soberana, y tomará la decisión que tenga que tomar sobre la prórroga de mandato o no”.

Ante ello, Luna destacó que el oficialismo quiso plantear la discusión a puertas cerradas, y que solo se vote por sí o por no. “Fue grave”, enfatizó y lo comparó con lo sucedido en la gestión de Tello Roldán.

Es obligatorio que sea público. Era un tema de libre tratamiento”, aseguró y distinguió que “el consejo superior es un ámbito donde se discute”. “Otra cosa grave fue cuando se quiso realizar un dictamen de minoría, y no lo permitieron”, agregó.

La representante de la oposición ratificó que “las elecciones se iban a postergar”, ya que observó que “no veíamos la posibilidad de una participación real en este contexto. El punto es cómo garantizamos la gobernabilidad en un contexto donde venimos viendo las prácticas más nefastas que ya vivimos”, acentuó.

“Estamos en una situación muy compleja, porque está en riesgo la democracia por la cual peleamos durante mucho tiempo en la UNLaR”, advirtió y objetó la prórroga del mandato del rector y su vice, José Gaspanello.

No necesariamente se tienen que prorrogar todos los mandatos, se pueden prorrogar algunos y determinar a un decano que actúe como normalizador, y que quede claro que éste, no vaya a actuar como candidato en las elecciones”.

“La asamblea puede decidir que Calderón y Gaspanello no sigan”, añadió y reflexionó que “este gobierno está terminado. Se terminó cuando se pelearon entre ellos y decidieron volver al tellismo, al conducir la universidad como patrones de estancia”.

Para finalizar, Luna recalcó que “la universidad tiene que seguir funcionando”. “El crecimiento que logramos en años no puede ser cortado por intereses personales”, concluyó.

Fuente: Fénix