A pesar del dolor por su pérdida, Alejandra Brondo contó cómo vivió sus últimos momentos, e hizo un recorrido por su larga trayectoria musical. El cantante tenía problemas cardíacos, que lo habían obligado a abandonar a Los Forasteros hace ya tres años.

Sin embargo, Carlos Márquez continuó con una nueva banda, Carlitos y Los Foras, con la que brindó shows hasta la llegada de la pandemia. Desde entonces se confinó en su hogar en La Rioja donde vivía desde principio de año ya que, a pesar de tener tan sólo 58 años de edad, sabía que por su enfermedad preexistente era una persona de riesgo frente al COVID-19. Pero este martes se descompensó cuando estaba en su casa con Alejandra, su pareja. Y terminó internado en estado de coma en el Hospital Enrique Vera Barros, donde ingresó con un cuadro de neumonía.  

Alejandra no tan solo era su mujer, también trabajaba como su representante en los últimos tiempos. Principalmente desde que su salud empeoró y debió abandonar al grupo que lo llevó a la fama. «De ahí yo empecé a manejarle los bailes», comenta su pareja. 15 años llevaban juntos y se conocieron en uno de los tantos bailes del cantante de cumbia dio en la provincia un 30 de mayo (recuerda Ale) cuando terminó el baile esperamos a que saliera un poco de gente y en eso el cantante habló a la hermana de quien sería su futura esposa. 

«Yo estoy segura que Dios me lo ha recogido, lo abrazó y se lo llevó, porque era un ser muy especial y sencillo», piensa Alejandra por la repentina muerte de su marido «yo pregunté a la doctora si él había sufrido y me dijeron que no, que simplemente suspiró y finalmente se durmió».  

Lamentablemente y a pesar del dolor por la muerte de su marido, Alejandra comentó que se perdieron objetos personales de Carlitos, entre ellos, un anillo que le había regalado para el cumpleaños del cantante.  

«Más allá del valor monetario es el valor sentimental» cuenta muy dolida su mujer.

«Pero el director Parisi me aseguró que las cosas van a aparecer de una u otra forma, la semana que viene me va a recibir para hablar de eso». 

Finalmente agradeció por tanto cariño para su marido, y pidió paciencia a todas aquellas personas que le enviaron saludos y mensajes, «cuando se calmen un poco las cosas y el dolor, les responderé a todos. Ahora tengo que seguir adelante y cumplir con los proyectos que le quedaron pendientes».

Fuente: Fénix