Lo informó el director del INCOR, Walter Santander, en una entrevista con Medios Provincia. En la oportunidad, informó que la clínica privada ya tiene pacientes con COVID-19 internados.

«Si el Hospital Vera Barros está saturado, nos puede mandar pacientes con obra social o sin obra social porque hay un convenio con la salud pública», dijo.

El doctor contó que actualmente y desde hace una semana hay pacientes internados con COVID-19 en la clínica. «Hubo una reunión con el Ministerio de Salud, donde se nos pidió que vayamos atendiendo pacientes con COVID-19. En el parte de anoche tenemos 7 pacientes con COVID-19 en terapia intensiva, pero sin respirador«, comentó. 

Además informó que cuentan con 23 camas en terapia intensiva, de las cuales anoche solo había tres libres. «Tenemos 10 respiradores artificiales disponibles», indicó. 

Comunicó también que el personal médico que había dado positivo en el INCOR semanas atrás ya se encuentran recuperados.

«Estamos muy preocupados por el incremento de casos, los jóvenes se contagian y llevan el virus a sus casas, y luego sus padres y abuelos necesitan ser atendidos, si no logramos controlar la curva de contagios no habrá sistema de salud que aguante, todo tiene un límite», resaltó el doctor.