En Ulapes, el último pueblo del sur riojano antes de llegar a San Luis, las líneas de cal sobre la tierra se convirtieron en el límite interprovincial.

Se trata de otra historia contada por el móvil de TN que recorre el país durante la cuarentena. De un lado y del otro de esa línea blanca, vecinos y comerciantes intercambian alimentos sin poder cruzar

Un “take away” entre comerciantes y proveedores en las afueras del pueblo.