Al respecto, Mauricio propietario de locales de venta de ropa comentó a Radio Independiente que “tenían cinco puntos de venta de ropa, pero debió cerrar uno porque no llegó a un acuerdo con el alquiler en la feria”.

Asimismo aclaró que “la situación es grave e insostenible, las deudas de luz, teléfono, alquiler, ingresos brutos, necesitamos abrir, queremos volver a trabajar con protocolo o un horarios específico, como lo veníamos haciendo, para retomar las ventas y afrontar los gastos y compromisos que tenemos y que no podemos sostener”.

Por otra parte, los comerciantes esperan alguna solución y comunicado donde confirmen que a partir del 13 de septiembre las ventas podrían realizarse por delivery.

Fuente: El Independiente / Foto: Radio UNLAR