Pagotto en contacto con El Independiente manifestó: “Hoy he visto mucha gente que aún tiene graves lesiones, con dificultades para caminar, dos trabajadores con fisuras en costillas y problemas respiratorios, se confirmó que uno perdió el ojo, la situación es gravísima y pasaron 48 horas y en esta Provincia nadie sabe aún quién dio la orden de reprimir. Nadie lo sabe ni se hace cargo”.

Aclaró que los trabajadores reclaman “la continuidad y que se aseguren las fuentes laborales, que se respete la antigüedad de ellos. Se puso en tela de juicio el estado psicofísico a través de unos informes médicos precocupacionales que nadie sabe quién lo hizo. Aquí se intentó poner en tela de juicio un carnet otorgados por organismos nacionales”.

El defensor señaló que actualmente los trabajadores “hoy siguen en la empresa San Francisco, no se rompió el vínculo laboral, la empresa no despidió a la fecha a ningún trabajador”.

Y agregó “se trata de una empresa privada que presta un servicio público, este es regulado por el Estado. Pero se declaró la emergencia de transporte y a partir de allí, se arrebató al Municipio en el 2017, las atribuciones administrativas para concesionar las líneas».

Asimismo, Pagotto indicó que ayer se pagó los salarios adeudados con dinero proveniente de subsidios nacionales destinados a eso. Los trabajadores cobraron, pero hay una deuda igual como las cargas sociales. Se pagó julio y agosto y la semana que viene se debería pagar septiembre. Y lamentablemente allí se firmó en el acta de que la nación no enviaría o no hay acuerdo en materia subsidiaria para el próximo mes».

Por último dijo “ayer el Ministerio Público Fiscal inició una causa en contra los trabajadores por supuestos daños. Ahora también tendremos que defender a los trabajadores de estas causas penales que se iniciaron como consecuencia de que un fiscal actuó de oficio”.

Fuente: El Independiente