La Municipalidad de la Capital comenzó ayer con la demarcación de diferentes zonas del centro donde se instalarán mesas al aire libre de bares y restaurantes, una medida a todas luces positiva en el marco de la pandemia.

En la foto enviada junto a la gacetilla de prensa se puede ver que a un restaurante ubicado sobre la avenida Rivadavia se le autorizó a colocar mesas sobre la calle.

Esto quiere decir que a menos de un metro de donde habrá personas sentadas podrán circular autos a 60 kilómetros por hora, que es la velocidad máxima permitida en avenidas.

¿Es seguro? ¿Acaso no habría que colocar algún tipo de valla o implementar una medida de seguridad más eficiente que una línea amarilla en el suelo?

Está claro que la medida es positiva para el sector gastronómico y que la iniciativa va en buen camino, ya que incluye, por ejemplo, la cesión del espacio público y la condonación de tasas. ¿Pero acaso basta con un poco de pintura para garantizar la seguridad vial?