En las últimas horas, y pese a trascendidos que circularon en contrario, el Gobierno reconoció que por ahora, no tiene en agenda un cuarto pago de $10.000 a las 8,8 millones de beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), creado debido al freno económico producido por la pandemia y posterior cuarentena obligatoria.

Esto se oficializó debido a que el cronograma de pagos de este mes de la AUH, que empieza el jueves 8 de octubre, no incluye al IFE. Y esto parece que empieza a dar fin a lo que es el programa social de ANSES que ayudaba a las familias a paliar la crisis de ingresos que provocó el COVID-19.

Las razones de la no continuidad del IFE esgrimidas desde el Gobierno Nacional:

  • Económicas: la erogación que ocasiona, un mes de IFE equivale a tres del ATP dedicado a las empresas privadas.
  • Epidemiológica y sociolaboral: Tal como fue diseñado, creen los funcionarios que ahora no tiene sentido porque en muchas zonas donde se regresa a la nueva normalidad, han retomado la actividad y cuentan con ingresos propios.

Además, el Gobierno Nacional reconoció que hoy no tiene elementos, ni tiempo ni recursos para afinar la base de beneficiarios y discriminar entre los que sí pudieron volver a trabajar y los que no. Ademas depende de la situación sanitaria en cada provincia.