Luego de recibir constantes consultas a nuestros sitios y los distintos canales de comunicación, afirmamos que 9 de cada 10 familias en La Rioja, y en todo el país, tienen deudas con sus tarjetas de crédito, según un informe semanal emitido por Emanuel Akiki, titular de Arco Acción Ciudadana.

«Lamentablemente, la emergencia sanitaria, aceleró la cantidad de deudores del plástico, por múltiples razones», explicó.

El confinamiento, si bien es una estrategia para conservar el distanciamiento social, en lo práctico económico complicó los pagos de este servicio. No todas las empresas pusieron a disposición de sus clientes, canales o monederos virtuales, para abonar sus facturas.

Asimismo muchos usuarios no pudieron amigarse con la tecnología para manejar plataformas digitales de pagos. Esto ocasionó una mora que para nada fue tenida en cuenta por las empresas, sobre todo los meses de Marzo, Abril y Mayo, por el cual corrieron los intereses punitorios y moratorios.

Luego con la comunicación A6964 del Banco Central de La República Argentina y su correspondiente prórroga, se refinanció automáticamente los resúmenes impagos a 9 cuotas con un “40%” de interés, acrecentando las deudas.

La cuestión laboral fue determinante. En este periodo pandémico, la fuerza de trabajo se vio resentida. Esto ocasionó la disminución de sus ingresos, optando redirigir y restringir sus gastos para subsistencia. En otros casos directamente usuarios se quedaron sin sus trabajos por lo que subsisten de beneficios sociales o ayuda familiar, dejando de lado cualquier pago de servicios incluida la tarjeta de crédito, que sin embargo hostigan y amenazan con embargos sin atender a la situación actual. Carecen de sensibilidad.

La inflación galopante de los productos de primera necesidad también juega un factor decisivo. El agiotismo (excesiva especulación) comercial en alimentos hace que nos sobre endeudemos. Lo que antes era la tarjeta de crédito para un uso de esparcimiento y/o diversión, se transformó en consumos de primera necesidad, dado a que el efectivo no alcanza. No hay incrementos salariales que pueda descomprimir esta situación por lo que se recurre al crédito como medio paliativo para poder vivir. Pero a veces el pago mínimo del resumen, los gastos de comisión, seguros interpuestos e intereses por refinanciación, generan la imposibilidad de pago.

La falta de colaboración de las empresas para hacer del usuario un pago más acorde a su economía familiar teniendo en cuenta que entre subsistir y pagar sus deudas, siempre se va a optar por la vida. Deben ser mucho más flexibles y atender cada caso en particular.

Consecuencias por no pagar una deuda de tarjeta de crédito “vigente”:

Lo más leve que puede ocurrir por no pagar los resúmenes de cuenta es generar intereses por mora.

La morosidad traerá aparejado la afectación en los sistemas de datos personales (Veraz S.A. y B.C.R.A.).

Juicios por el cobro de acreencias.

Recomendación:

Renegociar la deuda, solicitando un informe detallado del capital adeudado, intereses y manifestar la clara voluntad de pago, pero lo que el deudor pueda pagar de contado o en cuotas sin que esto afecte su economía familiar.

Consecuencias por no pagar una deuda de tarjeta de crédito “Prescripta”:

La prescripción es la pérdida de la acción por el mero transcurso del tiempo, que tiene la tarjeta de crédito para cobrar judicialmente su acreencia.

Que en razón de lo dispuesto por el Art.47 de la Ley de Tarjeta de Crédito Nº 25.065, el plazo de prescripción es de 3 años.

Procede la prescripción cuando la empresa emisora de dicha tarjeta, ha evidenciado un menosprecio en el cobro de acreencia y/o en su caso falta de diligencia, puesto que los requisitos que necesariamente deben concurrir para que se configure la prescripción son: la inactividad del acreedor, falta de intimación por medio fehaciente y el transcurso del tiempo.

Recomendación:

Que de este modo, la obligación que unía como acreedor y deudor, ha dejado de ser exigible por haberse extinguido la acción y solo constituyen un deber moral que en nada obligan a su pago.

Por ello hay que oponer la prescripción de deuda y la inmediata desafectación de todos los sistemas de datos personales. Asimismo ignorar llamados, mensajes y notificación carentes de validez legal.

Video explicativo: https://www.facebook.com/102028314980906/videos/794589488008074