Escenas de indignación se vivieron en los últimos días en el INCOR, desde que el miércoles el centro de salud empezó a cobrar un plus de $400 pesos a sus pacientes, a los que ni siquiera les avisó de la medida cuando sacaron turno.

Fuentes del Ministerio de Salud indicaron a EL FEDERAL que el gobierno provincial no intervino, sino que fue una decisión netamente privada.

Ahora la pregunta es si las obras sociales y empresas de medicina prepaga cubrirán ese plus, pero al menos desde APOS ya adelantaron que «bajo ningún punto» harán un reintegro, tras la consulta de EL FEDERAL, y se manifestaron sorprendidos por la decisión del INCOR.

A la bronca de tener que pagar se sumó que el INCOR no le avisó a los pacientes que ya tenían turno. «No podemos llamar a uno por uno para avisar», fue la excusa de los secretarios, según constató un cronista de este medio en el lugar.

Además, la empresa no instaló ningún tipo de sistema digital para abonar con tarjetas de débito o crédito, por lo que los pacientes que no fueron avisados y no tenían los 400 pesos en efectivo tuvieron que posponer su visita médica o ir a un cajero.

Un abogado consultado por EL FEDERAL explicó que si cuando se saca el turno el paciente no es avisado, el INCOR no puede intempestivamente modificar las condiciones del contrato, con lo cual, el cobro del plus a esos pacientes es sencillamente ilegal.

A su vez, el INCOR no emite ningún tipo de comprobante. El paciente paga y no se le entrega factura, sino que la tiene que solicitar al médico, con un agregado: ayer hubo problemas de conectividad en el edificio ubicado sobre la calle Baltazar Jaramillo, con lo cual, a los profesionales les costó ingresar al sistema de la AFIP.

El bono es, además, muy alto, y encarece en un 50% el valor a la consulta mínima ética diurna a médicos clínicos sugerido por el Consejo de Médicos de La Rioja.

Ayer las quejas se hicieron sentir. «¿Cómo no me van a avisar?», comentó un paciente a EL FEDERAL. «Al final, lo que no cobran de plus médico se lo queda el INCOR«, lamentó otro afiliado de APOS con ironía.