*Por Juan Pablo Parrilla

El gobierno de Ricardo Quintela se esperanza con la generación de mil puestos desde el inicio de su gestión hasta fines del próximo año si todo sigue como hasta ahora. ¿En qué se basan?

Según un paper que circula entre funcionarios, seis empresas ya confirmaron al Gobierno inversiones por casi 55 millones de dólares y prometieron generar 682 puestos de trabajo. A eso habría que sumar un posible anuncio de PUMA en el corto plazo.

Mientras, el Ejecutivo prepara un paquete de leyes para incentivar la inversión, le da los últimos retoques al plan para refaccionar el Parque Industrial y apuesta a desarrollar tres sectores: la confección, el cannabis medicinal y la controvertida exportación de cerdos a China.

El contexto, sin embargo, no es favorable. A la crisis que arrastra la economía se sumó el freno de la actividad por la pandemia. Una de las empresas que la sufrió es la farmacéutica Bagó, que anunció la suspensión de 24 empleados hasta diciembre, debido al sobrestock por la caída en la venta de medicamentos y de algunos contratos de exportación. Según cifras oficiales, se perdieron unos 8 mil puestos de trabajo.

Las inversiones, en detalle

De acuerdo al paper del Ministerio de Trabajo que conduce Federico Bazán, hay dos empresas del sector textil que ya empezaron a tomar empleados. El primer caso es el de Hilados, que tiene una inversión en curso por 4,5 millones de dólares para reabrir la hilandería cerrada en 2018 y hacer una nueva tejeduría con 60 telares. Ya tomaron 122 empleados y esperan llegar a 202.

Hilados I ya tomó 122 trabajadores, según las cifras que maneja el gobierno.

El otro caso es el de la planta actual de Enod, que realizará una inversión de 18,7 millones de dólares. Ya incorporó a 25 personas y los nuevos empleados llegarían a 141 en abril del año próximo. Planea, para ello, ampliar en un 50% la capacidad de producción de hilados actual y la recuperación de tejido de puntos crudos.

A su vez, la ex planta de Arisco instalará en el primer semestre del año próximo una tejeduría de tejidos planos para indumentaria y una tintorería para índigo. La inversión será de más de 19 millones de dólares y generaría 209 puestos de trabajo.

Otros casos:

Ritex informó que hará una inversión de 8 millones de dólares en el primer semestre de 2021 con el fin de hacer una nueva hilandería y tejeduría de algodón, sintéticos y sus mezclas. Se estima que habrá un centenar de puestos de trabajo nuevos.

– También para el año que viene se espera una nueva fábrica de colchones de la empresa local Serrano, con una inversión de 320 mil pesos.

Tetra Pak, la vedette del Parque Industrial, invertirá casi 4 millones de dólares para actualizar su tecnología y máquinas (impresoras, laminadora y refrigeración). En el gobierno provincial interpretaron el anuncio –que se materializaría el próximo año– como una señal de que quiere seguir afincada en La Rioja. Si bien no es un gran generador de empleo (tiene unos 220 empleados), es una multinacional que exporta más que todo el sector olivícola junto.

Tetra Pak, la empresa más importante del Parque Industrial.

“Lo importante de todo este es que es algo concreto. La mayoría de las empresas tienen las máquinas señadas, con tecnología alemana, japonesa, de primer nivel”, subrayó el ministro Bazán a EL FEDERAL.

A los seis casos mencionados y de inversiones confirmadas y en marcha, que generarían 682 empleos nuevos, es posible que en el corto plazo se sume PUMA, aunque todavía no están abrochadas sus inversiones. Fuentes del sector confían en que sus planes en la provincia vuelvan a cobrar fuerza y añadan entre 150 y 180 empleos, luego de la ola de despidos durante la gestión de Mauricio Macri.

Finalmente, hay algunas empresas más chicas que también ya informaron sus planes de expansión al gobierno provincial. Por eso en el entorno del gobernador Quintela se esperanzan con mil puestos de trabajo de aquí a fin del próximo año y se animan a subrayar que no es especulación, sino algo concreto que ya empezó a gestarse.

Qué buscan

A la hora de analizar los motivos de esas inversiones, hay algunos factores clave. En primer lugar, una decisión del gobierno nacional de frenar determinadas importaciones para fomentar la industria nacional. Algún grado de proteccionismo es clave ante la falta de competitividad. También hay casos de empresarios que decidieron adelantar inversiones ante una posible disparada del dólar.

Pero también hay factores que tienen que ver con La Rioja. Lejos de lo que el imaginario popular suele decir en voz alta (“los riojanos son vagos”), el ausentismo laboral en las fábricas locales es bajo. El caso emblemático es el de hilados: cuando llegó al Parque Industrial tenía una tasa de inasistencia de entre el 8 y 10 por ciento, y hoy su planta en la provincia es la de menor ausentismo.

Incentivo

Entre esta semana y la próxima se esperaba la llegada a la Legislatura de una paquete de leyes para incentivar la inversión. Según las fuentes consultadas, habrá rebajas impositivas y de la tarifa eléctrica, créditos blandos, un subsidio para los fletes y una reorganización y reforma del Parque Industrial, que incluirá asfaltado, iluminación y señalética, entre otras cosas.

A la par, las autoridades estudian un paquete de estímulo para el sector emprendedor, que se sumará al ya lanzado Programa de Inserción Laboral Riojano (PRIL), a través del cual se abre la posibilidad de un aporte de las arcas provinciales de 8.500 pesos por cada empleado nuevo que incorporen las compañías. Esa suma trepará a 10 mil pesos cuando los nuevos trabajadores tengan entre 18 y 24 años, sean mujeres en situación de vulnerabilidad o pertenezcan al colectivo LGBTIQ+.

Lo que viene

Por otra parte, hay tres sectores que el gobierno provincial sueña con desarrollar para sumar nuevos empleos. Son tres apuestas muy fuertes. La primera es el sector de la confección, que en el gobierno creen que podría desarrollar hasta 9 mil puestos de trabajo. Es una idea que La Rioja busca explotar junto a Catamarca y que cuenta con el apoyo de alguien que conoce muy bien el sector, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que fue director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer, una ONG que trabaja sobre la cadena de valor agro-industrial textil y de confecciones.

Ricardo Quintela, Matías Kulfas y Federico Bazán.

El otro tema por el que preguntó Kulfas en su reciente visita a la provincia junto al presidente Alberto Fernández es el cannabis medicinal. La Rioja tiene un proyecto que empezó a diagramarse en silencio y lentamente hace más de un lustro, y que por primera vez cuenta con apoyo concreto y explícito de los gobiernos nacional y provincial. Es una iniciativa muy distinta a la que se desarrolla en Jujuy, con una importante pata estatal, pero con mayor presencia del sector privado.

El proyecto está muy avanzado y en breve se comenzarán a plantar 1 hectárea frente al aeródromo de Anguinán, pero para el pleno desarrollo de la iniciativa todavía se necesitan modificaciones legales, porque las leyes hoy funcionan como un corcet para producir y exportar. No obstante, desde la Casa Rosada ya adelantaron a Quintela y sus funcionarios el pleno apoyo y aseguraron que la oposición avalaría en el Congreso la nueva normativa, que comenzará a debatirse en una mesa nacional coordinada por la Jefatura de Gabinete, de la que La Rioja será parte.

La última pata de las apuestas más fuertes es la exportación de cerdo, que sin embargo deberá sortear un obstáculo: las críticas del sector ambientalista, que todavía no se hizo sentir con fuerza, pero que en La Rioja se desarrolló a partir del conflicto por la megaminería en Famatina. Alegan, entre otras cosas, que este tipo de proyectos son un caldo de cultivo para las pandemias.

A pesar de esa resistencia, ya está avanzada la inversión en Cerdo de Los Llanos para aumentar la cantidad de madres de 2.500 a 3.100, y en algunos meses se va a empezar a exportar a China, pero a través de un frigorífico de Buenos Aires. La empresa cuyo único accionista es el Estado provincial no está en condiciones de hacerlo directamente.

El objetivo de los directivos de la compañía con sede en Chepes y del gobierno provincial es que las exportaciones, en el futuro, sean sin intermediarios. Para ello esperan poder retomar la construcción de una planta en Chamical, aunque para ello se necesita financiamiento nacional o internacional. El plan general diseñado por los directivos de Cerdo de Los Llanos es decididamente ambicioso, pero todavía falta. Lo que destacan en la Casa de las Tejas es que con las primeras exportaciones se dará los pasos iniciales para aprovechar los estragos que provocó la peste porcina africana en China, primer consumidor mundial de cerdo.