La intendente Inés Brizuela y Doria propuso subir el monto que los vecinos pagan por la tasa de alumbrado público.

Estamos muy limitados con el tema de la iluminación, vamos cubriendo las necesidades de a poco, trabajando con los vecinos, algunos las compran entre ellos y nosotros la colocamos, pero el problema es que hoy no percibimos la tasa de alumbrado público, debido al congelamiento de la tarifa», indicó en una entrevista con Radio Fénix.

«El precio de la energía subió un 400% y lo que se cobra de tasa no cubre el gasto de alumbrado que tiene la ciudad”, alegó.

El congelamiento de la tarifa se realizó en 2018, a través de una ordenanza del Consejo Deliberante. Ahora la intendenta buscará reactivar el impuesto, aunque no no especificó de cuánto podría ser el aumento.