Sin decir «me equivoqué» y con un lavadísimo pedido de disculpas que huele a muy poco, el funcionario municipal que publicó un meme sobre Hitler y los campos de exterminio emitió un descargo en el que alegó que quiso «poner un poco de humor» entre sus contactos.

La pregunta es qué le parece gracioso a Molina Brahim. ¿Las 17 millones de personas que asesinó el nazismo? ¿Los seis millones de judíos aniquilados? Sólo en Auschwitz, uno de los campos de exterminio a los que hace referencia el meme, mataron a más de un millón de personas. ¿Eso puede ser motivo de burla? ¿Una persona que considera que eso aporta «un poco de humor» puede ser funcionario público?

Naturalmente, ni la intendenta ni sus funcionarios son responsables de semejante barrabasada, pero son los primeros que deberían dar señales contra la intolerancia. ¿Y si al menos lo obligan a hacer algún curso sobre discriminación? ¿O a dar charlas sobre nazismo en las escuelas?

El funcionario en cuestión es Daniel Molina Brahim, quien fue candidato a diputado y concejal del Frente Cívico Riojano en 2013 y 2015. Seguirá trabajando, como si nada ocurrió, esperando que el tiempo haga que todo quede en el olvido.

Este es su descargo:

Quiero hacer llegar mis disculpas a aquellas personas de la comunidad que puedan haberse sentido ofendidas por una publicación realizada en mi estado de WhatsApp, donde hacía referencia a las usurpaciones con un «meme» con la imagen de Adolfo Hitler.

También quiero dejar aclarado que en mis opiniones personales no están de ninguna manera implicados ni mi partido, ni la gestión municipal de la cual formo parte.

Quise poner entre mis contactos personales un poco de humor ante un tema tan grave como lo es la toma de tierras. Me preocupan cuestiones políticas como la falta de vivienda, la corrupción y demás que afectan a nuestra Republica.

Finalmente sostengo que de ninguna manera pretendo revindicar el accionar criminal y racista qué significó el régimen nazi en Alemania y todas sus vinculaciones totalitarias en el mundo. Agradezco desde ya la comprensión y tolerancia de las personas e instituciones que se pudieran haber sentido agraviadas, en particular las de la comunidad judía. Cordialmente.