La bronca de los dueños de propiedades en Sanagasta que viven en la capital provincial estalló luego de que, al ser consultado por los audios que se viralizaron con insultos en su contra, el intendente Federico Sbiroli asegurara que iba a prohibir el ingreso de esas personas al departamento.

«El intendente de Sanagasta se empeña en hacer notar sus órdenes como el típico intendente feudal, autoritario y fuera del sentido común», relataron varios vecinos a EL FEDERAL. «Es un verdadero dictador», añadieron.

La bronca es grande, porque pese a que se levantó la fase de cuarentena, no pueden ingresar a sus propiedades por orden del Comité Operativo de Emergencias que encabeza el intendente Sbiroli.

«Sbiroli pasó por la ciudad Capital, se fue a Buenos Aires, volvió y no hizo la cuarentena. Él y sus funcionarios van y vienen como les plazca a cualquier lado fuera del departamento y nosotros no podemos entrar a nuestras viviendas», enfatizaron.

En una entrevista con FM Ruta le preguntaron a Sbiroli qué iba a hacer con los audios de los vecinos que lo insultaban y que se viralizaron. Su respuesta, completamente ilegal y violatoria de los principios más básicos de la Constitución, fue la siguiente: «El fin de semana esas personas no van a poder entrar al departamento. La policía no los va a dejar ingresar ni a sus viviendas«.

Una de las cuestiones que alegan es que Sbiroli fomentó la delincuencia, ya que -según relataron- varias propiedades de Sanagasta y Huaco habría sido robadas durante la cuarentena, porque permanecieron vacías y a sus propietarios se les impidió el acceso.

«Hicimos una protesta, y el intendente ordenó a empleados de la municipalidad a buscarnos en las redes sociales para castigarnos por protestar, para no dejarnos entrar», revelaron a nuestra redacción. También los amenazó con enviar a la Gendarmería a reprimirlos.

«Se victimiza diciendo que esto es una campaña de desprestigio hacia el, que es algo político, y nada más lejos de eso. Queremos entrar a nuestras viviendas. Ya hemos tenido varios robos de nuestras pertenencias y nadie nos da una explicación«, resaltaron.