La jueza de Violencia de Género y Protección de Menores procesó y ordenó la detención de un hombre por el delito de «grooming», luego de que, primero, se hiciera pasar por un menor para contactarse con un niño de 10 años y luego, en reiteradas oportunidades, intentara reunirse con él. En la investigación se comprobó que el acusado se desempeñaba como monaguillo y profesor.

Según se informó de forma oficial desde la Función Judicial, el Juzgado de Instrucción de Violencia de Género y Protección Integral de Menores Nº 1, a cargo de la doctora Karina Cabral, resolvió procesar y detener preventivamente a un hombre, identificado como César F. C., quien se encuentra sindicado como presunto autor del delito de “grooming” (artículo 131 del Código Penal Argentino, de conformidad a lo dispuesto por los artículos 327, 328, 329 y 330 del Código Procesal Penal), conocido por tratarse de acoso o abuso sexual a través de plataformas y redes sociales.

En esta misma línea, se indicó que los hechos investigados fueron denunciados el 27 de agosto del 2018, en el edificio de la Unidad Especial de Asuntos Juveniles de la Policía, por el padre de un menor de 10 años, quien manifestó que un sujeto le estaba enviando reiterados mensajes de Whatsapp a su hijo, de forma inapropiada.

El denunciante manifestó que esta persona, mediante engaños, intentó entablar, primero, una amistad mediante la red social Facebook, haciéndose pasar por un menor de 13 años para ganar su confianza y luego le propuso reunirse con él, pero el niño no accedió. Sin embargo, continuando con sus intenciones, esta vez por mensajes de Whatsapp, “el imputado intentó en forma reiterada, acceder al niño mediante propuestas de carácter íntimo, no propios para la conducta de un adulto con un menor de edad”.

Asimismo, vale resaltar que, durante el proceso de instrucción en el caso, la jueza se dio con que el acusado se desempeñaba como monaguillo de la iglesia católica, como así también como profesor, razón por la que libró varios oficios, entre ellos, al Obispado de La Rioja para que se notifique a todas las iglesias y capillas que, por prevención, el imputado no podrá ejercer como monaguillo en ninguna comunidad religiosa en la que asistan menores de edad; y otro al Ministerio de Educación a efectos de que se notifique a toda la comunidad educativa que como medida de protección se prohíba que el imputado ejerza como profesor de menores de edad.