*Por Juan Pablo Parrilla

A juzgar por sus declaraciones, sólo uno de los 10 representantes que La Rioja tiene en el Congreso nacional votaría a favor del proyecto para despenalizar y legalizar el aborto, que ayer fue enviado por el presidente Alberto Fernández a la Cámara de Diputados.

En el Senado todo indica que los tres votos serán en contra. Julio Martínez adelantó hace meses que repetirá su voto de 2018. Y el mismo camino seguirá Carlos Menem, que estuvo ausente en el 69% de las votaciones que se hicieron este año, pero que -si la salud lo acompaña- ocupará su banca para ratificar lo que publicó en una editorial del diario Clarín hace dos años: que cree que la vida comienza con la concepción y que hay que proteger al «niño por nacer» desde ese momento.

La otra representante de la provincia en la cámara alta, Clara Vega, ya adelantó la semana pasada su posición. Consideró que “es desatinado enviar el proyecto en este momento” y afirmó –sin ofrecer pruebas– que “el 90% de los riojanos está en contra”.

Entre los diputados estará posiblemente el único voto positivo. Será el de Hilda “Beba” Aguirre de Soria, quien carga en su CV su voto (y militancia) contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero que en los últimos tiempos se acercó al movimiento feminista, en un giro similar al de la vicepresidente Cristina Kirchner.

El mes pasado, la senadora se reunió con integrantes de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, a quienes le confirmó su voto positivo. Luego brindó algunas entrevistas en las que sentó su posición, como la de ayer, en Radio Nacional, donde dijo que está “a favor de la vida”, pero argumentó que el aborto es “una cuestión de salud” pública. Entre otras cosas, habló de la «hipocresía» que gira en torno al tema.

La duda de los que militan a favor del proyecto gira en torno a Felipe Álvarez, pese a que el diputado ha manifestado en más de una oportunidad su posición. Por caso, en una entrevista con Radio Fénix, el año pasado –en plena campaña– había dicho que está “a favor de las dos vidas” y que no acompañaría el proyecto “si la gran mayoría [de los riojanos] lo rechaza”.

Por último, Daniel Flores y Julio Sahad también anticiparon sus votos negativos, mientras que se espera que Sergio Casas mantenga la posición que tuvo durante el debate en 2018, en contra del proyecto.