*Por Juan Pablo Parrilla

El gobernador Ricardo Quintela se diferenció de su antecesor Sergio Casas y evitó dar una definición concreta sobre el proyecto para legalizar el aborto que impulsa la Casa Rosada. Sin embargo, utilizó uno de los argumentos a los que suelen apelar los que apoyan la iniciativa. «No es un tema religioso, sino sanitario», sostuvo.

«Tengo mi propia posición [sobre el aborto], pero no la voy a dar a conocer para no herir susceptibilidades«, contestó Quintela al ser indagado sobre el tema en una entrevista con radio AM 750 de la ciudad de Buenos Aires.

El mandatario hizo explícitas sus diferencias con Casas al respecto. «No estuve de acuerdo cuando manifestó una posición [en 2018]. Yo era diputado provincial en ese momento y me abstuve e votar», indicó.

A la hora de fundamentar su decisión de no dar a conocer su postura, alegó: «Soy gobernador de los que piensan de una manera y de otra. No hay que interferir en el este proceso».

Aun así, Quintela dejó en claro que comparte uno de los argumentos de Alberto Fernández. «Sí creo, como dijo el Presidente, que el aborto es un tema sanitario, no un tema religioso», sentenció.

Una curiosidad. Quintela no eligió el camino de Alberto Fernández, quien sí dejó en claro su postura, sino el de Mauricio Macri, que durante el debate en su momento no se pronunció y recién lo hizo -en contra del proyecto- cuando ya había sido rechazado por el Senado.

Por lo demás, el mandatario provincial defendió la objeción de conciencia («queda en la debida conciencia de cada uno si se debe hacer o no el aborto cuando se dan las condiciones»), cuestionó la expresión «las dos vidas» («somos todos provida, son pícaros»), y cerró: «No especulo, para nada, la gente cercana a mí sabe mi posición, pero no quiero herir susceptibilidades. Lo que surja del debate y del Congreso, nosotros lo vamos a acatar».

ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA: