En el marco de la situación actual por el covid-19 en la provincia, el reconocido infectólogo, doctor Claudio Strasorier, analizó la situación actual y cuál es el panorama para los próximos meses.

Hace más de dos meses que vemos que la curva tiene cada vez menos casos. Esto va a empezar a reflejarse con el número de muertes”, indicó, y remarcó que “la ocupación en las áreas críticas es muy baja, lo que no significa que esto ha desaparecido”.

El especialista hizo hincapié en ser muy cautos. “No tuvimos un pico rápido, sino una meseta que duró varios meses. La realidad de Argentina no va ser igual que en los países Europa, que tuvieron un confinamiento tarde y un mal desconfinamiento”, comparó.

En ese sentido, contó que hoy en día en Europa hay países que la ocupación es del 90% en el sistema de salud y remarcó que “los contagios son más altos que en la primera ola”.

Comparándolo con la situación de provincia, se mostró optimista porque “el virus no está cómodo con la temperatura que tenemos en La Rioja”.

“No quiere decir que el virus no esté”, destacó, e hizo incapié en que “la gente no se haga la idea de que no está el virus, sino que estamos en una especie de luna de miel con el COVID-19”.

“Lo mejor que podemos hacer es seguir cumpliendo con las medidas. Hay que moverse en cámara lenta”, recomendó y criticó lo sucedido en los últimos días en Córdoba. “No tenemos que ser el hormiguero y avispero que fue ayer Carlos Paz”, señaló.

Sobre la situación global, analizó que “las primeras conclusiones que sacaron los especialistas españoles es que confinaron mal y desconfinaron peor”, por eso resaltó enfáticamente en las aperturas con cuidado.

“Cuando volvamos a encerrarnos vamos a tener un golpe, independientemente de la llegada de la vacuna o no”, advirtió.

Sobre la curva y pico de contagios, manifestó que “no sabemos si en Argentina tuvimos la primera y segunda ola juntas, por el gran confinamiento”. Y sobre los porcentajes de contagios, sostuvo que “en la primera ola en Europa fue el 5%, en Argentina y en La Rioja es muchísimo más de la población”.

En ese sentido, estimó que en La Rioja hubo un 30% de la población que se contagió, lo cual consideró como positivo: “Es bueno, porque mucha gente generó la inmunidad de rebaño”, indicó y agregó que en el número de contagiados en La Rioja podría haber llegado a las 120 mil personas.

“Necesitamos llegar a un 60% de la población inmunizada para ganarle a la pandemia”, manifestó al respecto.

En relación a la vacunación, estimó que La Rioja está en condiciones de afrontarla y aseguró que se viene trabajando en esa logística.

Y se explayó diciendo que «la vacuna rusa será más fácil de aplicar que otras, como la de Pfizer, porque aclaró que ésta necesita -50° lo cual calificó como “un gran punto en contra”.

“Hace muchos años que vacunamos. Esa misma estructura se va a fortalecer para vacunar a la mayor cantidad de gente en el menor tiempo posible”, aseguró.

En el mismo sentido, enfatizó que “la inmunidad por vacuna es más duradera y de mejor calidad de la que genera la enfermedad en sí”, e indicó que “en algún momento tendrán que vacunarse también los que tuvieron COVID-19”.

En cuanto a las flexibilidades, sostuvo que “son necesarias”, pero añadió que “hay que darle herramientas a la gente”.

En el mismo orden, detalló que haciendo deportes, es muy poco probable que uno se infecte y que sería bueno que los supermercados estén abiertos más horas, para que no se acumule gente en las horas pico. “Va a haber un buen caudal de gente que podrá ir al supermercado a las 2 de la mañana», analizó.

Por último y acerca de la etapa estival que se avecina y en relación a los tradicionales festejos de febrero en La Rioja, reflexionó que “sería muy cauto con organizar chayas barriales, donde se producen situaciones que son las que tratamos de evitar”. “Se pueden hacer chayas familiares, con las mismas personas que compartirán las fiestas de fin de año, creando una burbuja”, completó.

Fuente: Fénix