Mientras el gobernador Ricardo Quintela se reunió con los intendentes del interior para establecer un protocolo único en toda la provincia, Del Moral continúa cerrando el paso hacia la costa riojana. Este miércoles no solo los no residentes de la capital se manifestaron sino también aquellos de Aimogasta, quienes se reunieron en el cruce de San Pedro para reclamar que no van a dejar pasar a nadie que quiera ingresar desde la costa. El reclamo es “por el autoritarismo por parte del intendente Marcelo Del Moral” que no les permite ingresar a Castro Barros.

El gobernador manifestó en la reunión que “la idea es diseñar un protocolo único, poniéndonos de acuerdo con los 18 intendentes para que ese protocolo sea respetado por los que lo aplican como así también para los que tienen que acatarlo. Queremos abrir el turismo tipo burbuja y que no haya contacto con los ciudadanos de los departamentos, si tienen que realizar compras o ir a un restaurante o alojamiento que lo hagan con las medidas de bioseguridad, con declaración jurada de quien ingresa”.

En ese marco, no residentes de Castro Barros volvieron a manifestarse en la Residencia, Reclamaron no estar conformes con la medida del COE respecto a los requisitos para el ingreso al departamento, en donde tendrán que ir munidos del hisopado negativo y hacer 5 días de cuarentena

Uno de los manifestantes expresó que “no tiene lógica que tengamos que pagar 3 mil pesos cada vez que queramos ir a ver nuestras casas, menos si tenemos familias de cuatro integrantes, son 12 mil pesos que no tenemos”. 

En respuesta a los dichos del intendente Marcelo Del Moral de que «son un grupo minúsculo», expresaron que son más de 200 familias que quieren ingresar al departamento.

Además desmintieron los dichos del intendente sobre la politización del reclamo “no llevamos ninguna bandera política, se dijo que esta movilización la generó Enrique Díaz Brizuela pero no es así, somos autoconvocados”. 

Otro de los manifestantes agregó que “ni siquiera dejan pasar a la gente que tiene permiso para un día para ver su emprendimiento, tienen que dar toda la vuelta por el otro lado, este señor (Del Moral) dispone, hace y deshace, es dueño del departamento, no escucha a nadie. No tenemos casos de Covid porque Dios es de la costa, porque si fuese por ellos ya estarían todos contagiados, los funcionarios van y vienen cuando quieren, ellos y sus amigos, meten gente en el baúl de los autos para hacerlos entrar sin aislamiento”.

Fuente: Fénix