La mujer indignada sostuvo que “el turismo fue abandonado hace 8 meses, nadie se percató que nos estamos fundiendo, estamos esperando que se haga una libre circulación porque esto no da para más, nuestros emprendimientos tocaron fondo”. 

Patricia comentó que tiene un negocio de productos regionales “El Caudillo”, hace 18 años en Anillaco y hace 20 que vive allí. En ese sentido, afirmó que no recibió ninguna ayuda del gobierno y que el intendente “salió a decir que asistió a los privados pero no es verdad,  debemos 9 meses de luz, nunca fuimos auxiliados, nunca se acercó a nuestros emprendimientos, no conoce a ningún privado que se dedica al turismo” sentenció.  

Según la comerciante, los afectados son alrededor de 60 emprendimientos, de los cuales “solamente uno recibió ayuda de EDELaR gestionado por una cámara de Turismo, de tambo caprino que fue el único que recibió asistencia de luz, el resto no recibió un solo peso” dijo.  

Patricia explicó que todos estos meses sobrevivió a la cuarentena vendiendo cosas de dietética y pastafrolas, “tengo 500 mil pesos en deuda de salarios de empleados, deuda de proveedores, es una bola de nieve imposible de frenar”, afirmó. 

Finalmente, se refirió a las ayudas que solicitó: “al gobernador lo fueron a ver recién la semana pasada porque esta movida se está haciendo hace tres semanas, hablamos con nuestro secretario de Turismo y no nos dieron ninguna solución”.