Luego del colapso del operativo de seguridad en el velatorio de Diego Maradona en Casa Rosada, Alberto Fernández fue denunciado por el incumplimento de las normas de prevención relacionadas con la pandemia de coronavirus.

La presentación judicial argumenta que se violaron «las normas sanitarias del correspondiente Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio decretado por el mismo Poder Ejecutivo al convocar masivamente a un funeral de Estado”.

Además, afirman que se “ha vulnerado el principio de igualdad ante la ley (art. 16 de la Constitución Nacional) al conferir a la familia del destacado futbolista un trato diferente, en materia de velatorios, que el que recibe –normas sanitarias mediante- cualquier otra familia argentina que sufre el fallecimiento de un ser querido”.

El desborde de la organización del velorio generó disputas públicas entre el Gobierno Nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires. El presidente criticó el accionar de la Policía y lo calificó como «desmedido».

La denuncia, cita los artículos 205 y 208 del código penal. El primero indica que «será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia«.

El segundo dice: «Será reprimido con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por doble tiempo, el funcionario público que dictare resoluciones u órdenes contrarias a las constituciones o leyes nacionales o provinciales o ejecutare las órdenes o resoluciones de esta clase existentes o no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere».