En la sesión ordinaria del Senado donde se trató la nueva fórmula jubilatoria, el senador por la Rioja cuestionó fuertemente al oficialismo por despegar la actualización de las jubilaciones de la inflación y por pegarla al crecimiento, en un país que hace diez años no crece.

Entre los principales conceptos, Martínez afirmó: “Fueron catorce años, durante los ’90, en los que no se actualizaron las jubilaciones. Eso generó un retraso importante. Ya con la salida de la Convertibilidad y la devaluación, la situación se agravó y se inició una litigiosidad inédita. Y vinieron aumentos insuficientes por decreto, hasta que en 2006, el fallo Badaro de la Corte inició un proceso de movilidad, que se plasmó en 2008 con una fórmula de actualización. Fue un paso adelante, porque habilitaba un mecanismo de movilidad, pero injusto, porque utilizaba como referencia las estadísticas del INDEC de Moreno, a todas luces falsas y manipuladas”. 

Martínez, continuó afirmando: “la década ganada Kirchnerista, no lo fue para los jubilados. Continuaron calculándose mal las jubilaciones, con el agravante que se ordenó al ANSES no atender reclamos de los jubilados, obligándolos a recurrir a la justicia. Y cuando la justicia falló a favor de los reclamantes, ANSES apeló todas las sentencias en primera y segunda instancia, lo que extendió de 6 a 15 años el tiempo para lograr sentencia firme. Claro, con excepción de la madre de alguna funcionaria de este gobierno, en cuyo caso no hubo apelación. Y así, murieron cerca de 500 mil jubilados esperando cobrar lo que les correspondía. Y otros tantos, murieron sin litigar.

“Al llegar nuestro gobierno se vio como una solución la Reparación Histórica, a la que el Kirchnerismo atacó, sin valorar de que trataba de un hecho de justicia utilizar los fondos del blanqueo para pagar sentencias impagas a cerca de un millón de jubilados, que lograron un promedio del 33% de mejora de sus haberes. No pueden negar que un millón de jubilados se beneficiaron con esta política pública. Fue una herramienta valiosa que logró corregir una fuerte injusticia heredada del gobierno Kirchnerista, durante el cual se recortaban fondos a las provincias para financiar el ANSES, mientras desatendían los fallos que ordenaban pagar sentencias. Fue también en nuestro gobierno que impulsamos una fórmula de movilidad, que originó el ataque con toneladas de piedras por parte de la izquierda, el kirchnerismo y sus aliados sindicales, en la plaza del Congreso. Esa fórmula de las piedras, como le voy a llamar, fue claramente más ventajosa respecto de los años anteriores. Y si hubiera sido estado vigente este año hubiera generado un aumento promedio del 42%, contra el 34% que otorgó el presidente con sus decretos. Por eso, tengan cuidado al recordar el 13% de recorte del gobierno de De La Rua; al  suspender nuestra fórmula, los jubilados han sufrido este año un ajuste superior a los $90 mil millones, mucho más que un 13%. Es falso y deshonesto cuando afirman que en 2020 los aumentos le ganan a la inflación, porque de forma tramposa realizan el cálculo mirando la inflación presente y no la de los 6 meses anteriores, tal como indica la fórmula”, sentenció Martínez.

“No nos trataron bien los funcionarios del gobierno que nos visitaron. No respondieron cuando les pedimos que compararan cuales hubieran sido los montos de las jubilaciones si usáramos nuestra fórmula, contra la fórmula actual. Aunque, debo hacer un reconocimiento al sinceramiento de Raverta, que afirmó que este año a los jubilados les fue mejor que a los empleados públicos. Claramente está reconociendo también el ajuste de salarios del personal del estado”, agregó el senador.  

Hacia el final de su alocución Martínez afirmó: “Respeto y considero legítimo el debate y las distintas convicciones en torno a la discusión de la ley de interrupción legal del embarazo que se da en Diputados, pero lamento que el gobierno haya resuelto superponer el tratamiento de ese tema que tanta atención concita, con este tema jubilatorio, porque se trata de una forma burda de tapar y esconder la aprobación de una fórmula jubilatoria que solo va a traer un ajuste cada vez mayor sobre los haberes de nuestros mayores”.

El legislador riojano concluyó: “Reitero, vamos a votar en contra de esta fórmula. Porque el gobierno saca del cálculo los índices que antes tomaban en cuenta el parámetro de la inflación (RIPTE e IPC) y que defendían al salario de perder capacidad de compra. En su lugar proponen índices que no son claros, no son conocidos, no están al alcance de cualquiera. Eso no va a ser bueno, sabemos que se esconde detrás, es un nuevo ajuste”.