[REDACCIÓN EL FEDERAL] Un relevamiento periodístico arrojó que uno de cada tres empleados públicos de la provincia de La Rioja está precarizado.

El dato divulgado por el portal Economía Riojana se basa en que hay 53.900 empleados públicos de planta, mientras que el gobernador Ricardo Quintela informó que hay unos 25 mil trabajadores precarizados, a los que el Ejecutivo provincial denomina «vinculados». Esto quiere decir que el 31,6% de los empleados públicos está en negro.

En cuanto a los trabajadores de planta, hay 35 mil empleados del Ejecutivo, 11 mil de los municipios del interior, 5.800 en la capital, 1.000 en la justicia, 1.100 en la Legislatura.

A su vez, entre los precarizados -cuya cifra exacta se desconoce-, hay titulares de becas, tutorías, guardias eventuales y contratos de locación de servicios, entre otras formas de contratación en negro en las que el Estado provincial es el empleador.