Por pedido del COE, el Tinkunaco será dentro de la Catedral y sin fieles

0
207

Así lo adelantó el obispo de La Rioja, Mons. Dante Braida, quién junto al Pbro. Pablo Delgado y Fray Jorge Lezcano, brindaron una conferencia de prensa en el salón Niño Alcalde de iglesia Catedral, donde dieron a conocer los detalles de la metodología adoptada para esta celebración, la tradicional procesión de San Nicolás y la Despedida de las imágenes en este contexto de pandemia.

El diálogo con la prensa surge luego de una reunión que el obispo riojano mantuvo junto a las autoridades del gobierno provincial donde se solicitó a la Diócesis buscar una alternativa diferente para poder desarrollar las celebraciones litúrgicas, caras a los sentimientos de los riojanos, cumpliendo con los protocolos de seguridad necesarios. 

Al hacer uso de la palabra, Mon. Dante Braida dijo: “Luego de una reunión con el Secretario de la Gobernación Armando Molina, el Ministro de Salud Juan Carlos Vergara y el titular del COE, Fernando Torres, nos solicitaron restringir más la presencia de los fieles y tampoco sacar las imágenes para evitar todo tipo de aglomeración de personas.” 

“Ante esta solicitud decimos realizar la celebración del Tinkunaco aquí dentro del templo, con la presencia mínima de personas”, expresó el prelado. 

Asimismo, agregó que dada la inminencia de esta celebración, “las imágenes de San Nicolás y el Niño Alcalde estarán dentro del templo, acompañando por los alférez y los aillis, la presencia del gobernador e intendenta”. 

En relación a la procesión de San Nicolás, el prelado dijo que “este año decidimos reemplazarla por una ‘Hora Santa’, también aquí dentro del templo y que finalizará con el tradicional mensaje del obispo”. 

En este mismo sentido, expresó que la ceremonia de despedida de las imágenes se desarrollará con la misma metodología, dentro del templo sin la presencia de fieles “y también con la presencia de las autoridades, gobernador e intendenta”.

Ante esta nueva forma de celebración solicitada por el gobierno provincial y teniendo en cuenta el avance de la pandemia, el obispo reflexionó: “Forma parte de la adaptación que estamos viviendo en este tiempo para resguardar la vida de las personas. Pero queremos hacer todo lo posible para que vivamos este momento con mucha profundidad que alimenta la vida de las personas. Aunque nos tiene que llevar a crecer y fortalecernos”.

Fuente: Nueva Rioja