El delegado de los choferes de San Francisco, Miguel Rodríguez, relató cómo van llevando la protesta en la Plaza 25 Mayo. Comentó que sobreviven con alimentos que les ofrece la sociedad, pero «necesitamos pagar las deudas».

Rodríguez señaló: «Estos 50 días fueron muy duros, pasamos calor, lluvia, viento, seguimos más firmes que nunca, siempre con los cuidados como corresponde. Aquí hay un árbol justo arriba de la carpa, con temor que se vaya a caer, pero nos cuidamos y seguimos bien, esperando la respuesta y algo favorable para los compañeros».

La última reunión que tuvieron con el gobierno fue el 24 de diciembre, donde se firmó la continuidad de la empresa, los primeros días de enero fueron a verlos un representante de la firma y el secretario de Gobierno, Armando Molina, «que nos volvieron a comunicar que están trabajando en el tema, esperando ponerse de acuerdo con el tema del contrato para la continuidad de San Francisco, pero no pasó más nada«.

En ese sentido, Miguel comentó que la empresa dice que las autoridades del gobierno no les atienden el teléfono. «Los de la empresa quieren viajar para acá para concretar una reunión presencial», anticipó.  

Con respecto a los haberes que la empresa les adeuda, Miguel comentó que «la semana que viene sería el quinto mes que nos adeudan más el aguinaldo; para la comida la gente nos acompaña, pero las cuentas y los intereses siguen corriendo, lo que produce malestar en los compañeros».

Por ese motivo, destacó que están negociando con la empresa para que «nos haga el pago de al menos 2 de los 5 sueldos que nos deben, también estamos tramitando alguna ayuda económica en el gobierno». 

En relación a la actitud de las autoridades provinciales, Rodríguez manifestó que «notamos que están muy avocados a la nueva empresa estatal y nosotros hemos quedado atrás, que no nos tienen en cuenta, hay una ley que nos ampara, ellos no hacen caso al escrito de la ley».

En ese sentido, indicó nuevamente que «nuestro anhelo es salir a trabajar, somos profesionales y nos capacitamos para esto, manejar es nuestra vida. Un médico es un profesional que siempre se lo va a ubicar en el mismo rubro, nosotros somos profesionales, y ellos no nos permiten trabajar en lo que es lo nuestro, sin desmerecer nada pero nosotros peleamos por esto».

Fuente: Fénix