Mauro Edgardo Peña, de 35 años, es el único detenido por el crimen de Melina Rojas, el segundo femicidio que se produjo en La Rioja en lo que va del año.

Peña había sido denunciado en ocasiones anteriores por Melina, según informaron autoridades del gobierno.

Ayer trascendió que la joven había ido a ver en la mañana del martes a un abogada, porque al parecer su Peña le había dicho que la iba a asesinar. Por consejo de la letrada, por la tarde pensaba formalizar la denuncia. No llegó. Recibió una puñalada mortal y falleció.

El expediente informó ayer que esa misma tarde Peña fue a jugar al fútbol y luego se paseó con dos niñas en moto por el centro de Olta. Por la noche se entregó y, según versiones periodísticas, confesó el crimen.

Puede ser una imagen de una persona

La jueza Adriana Loureiro finalmente ordenó su detención formal en la tarde del miércoles, luego de conocer los resultados de la autopsia, y mandó a alojar a Peña en la comisaría primera de Chamical, mientras dure la investigación preliminar.