[REDACCIÓN EL FEDERAL] El padre de Melina Rojas rompió el silencio ayer en una entrevista en la que apuntó contra la comisaría de la mujer de Olta y reveló que el principal sospechoso había visitado la casa de Melina las dos noches anteriores al crimen.

El único detenido por el femicidio de Melina es Mauro Peña, ex pareja de la víctima y padre de su hija. Sobre él pesaba una orden de exclusión de hogar y alejamiento. Sin embargo, Julio César Rojas, padre de la joven, reveló que a pesar de la perimetral, el sospechoso había ido a la casa de la joven.                          

«El domingo anterior a su muerte venía caminando del dique y se paró un auto con mi hijo, que me invitó para que vaya a la noche. Cuando fui, mi nieta, la hija de Melina, me cuenta lo que estaba pasando con Melina y esta rata«, recordó en declaraciones a Medios Provincia.

«Justo ahí –siguió- entró Mohcho (es el apodo de esta rata que mató a mi hija) y se quiso llevar a mi nieta. Tengo que decir que era muy buen padre, hablamos y me explicó que quería hablar con mi nieta».

«Esa noche, a las 2 de la mañana, mi nieta se despierta y empieza a llorar, llamando a su mamá, mi mujer la llama y va. Cuando se levanta para ir al baño, tipo 3 de la mañana, ven que este tipo estaba en la casa diciendo que fue a buscar alimento para el perro«, detalló.

«A la siguiente noche esta rata también estuvo en la casa de Melina y no la encontró. El tercer día sí la encontró y la mató. Lo tenía planeado, la quería matar», concluyó.