La Justicia tendría que resolver si el comerciante boliviano, Kenny Jairo Alvarez Echalar, responde con su patrimonio el costo que demandó el despliegue policial de su búsqueda por todo Tucumán.

Su esposa Marta Reyna Martínez pensó que el hombre podría haber sido víctima de algún delito, ya que llevaba en su poder dinero para realizar trámites bancarios relacionados con el negocio familiar, por eso no dudó en recurrir a la policía para dar con su paradero.

Desde entonces, el 5 de marzo pasado hubo un importante despliegue policial, y este fin de semana Kenny Jairo Alvarez Echalar fue hallado sano y salvo en un hotel de Tafí del Valle junto a una joven mujer.

La investigación policial concluyó que el comerciante boliviano nunca fue víctima de algún atraco sino que por decisión propia se fue con otra mujer. Es así que ahora la Policía de la Provincia reclamó a la Justicia su intervención para solicitar un resarcimiento económico para compensar el gasto que demandó su búsqueda.