La historia detrás del mensaje viral sobre el secuestro de una nena en La Rioja

0
313

[REDACCIÓN EL FEDERAL] Ayer a la noche se viralizó vía WhatsApp y Facebook el supuesto secuestro de una nena, identificada en el folleto con su verdadero nombre y una foto. Lo que hay detrás es, en realidad, una disputa entre sus padres que ya lleva mucho tiempo.

El folleto que ayer se viralizó aseguraba que dos personas habían secuestrada a la nena. “Se la sacaron de los brazos de la abuela lastimándola. ¡Su madre está desesperada!“, rezaba el mensae. Y pedía ayuda a la sociedad para que viralice la imángen.

“Cada minuto cuenta. Si las ves a ella o a los secuestradores no dudes en llamar a su familia“, finalizaba el folleto, que incluía los nombres de todos los protagonistas y dos teléfonos de contacto.

La madre habló en público del tema y contó que la denuncia era contra el padre. Dijo en declaraciones radiales: “Mi mamá la llevó a dos cuadras de casa a comprar dulces. Venía caminando con mi hija, cuando la tironea a mi mamá y la empieza a golpear. Es una locura, la arrastraron con el auto”.

“Nadie la protege, mi hija no quiere estar con el padre. Es gravísimo lo que están haciendo porque el sistema judicial termina siendo cómplice”, agregó.

Y en ese marco se conoció una constancia de la policía que certificaba que había una investigación abierta en el Juzgado de Violencia de Género Nº 1, a cargo de la jueza Magdalena Azcurra.

Hoy Radio Fénix entrevistó a dos abogados del papá. Y rebatieron las acusaciones. “El padre está en su casa con la nena, están en la casa que tiene designada a la menor, ya que según la resolución judicial, la custodia de la menor es del padre”, dijo la abogada Nazarena Herrera.

Por su parte, el abogado Carlos Zapata aseguró que “nunca estuvo en duda la situación de la menor” y que “todo es una mentira”.

Según Zapata, el 23 de diciembre la justicia le dio la tenencia al padre, pero la madre se negó a entregar a la menor. “Tiene seis causas penales en su contra. Está denunciada por desobediencia, por sustracción y ocultamiento de menores”, remarcó.

En el medio de las dos versiones hay una pequeña a la que le alcanzan los dedos de una mano para contar su edad. EL FEDERAL resguarda los nombres de todos los intervinientes para proteger la identidad de esa niña.