En horas de la mañana de este miércoles, en la casa velatoria de calle Pelagio B Luna, se llevó a cabo el sepelio de varias de las víctimas de la tragedia en la Ruta N°38, que se cobró un total de diez vidas.

Con la presencia de un gran número de personas de la comunidad boliviana, se realizó el sepelio de siete de las ocho víctimas que viajaban en el automóvil, que eran integrantes de esa comunidad.

El velorio se realizó a cajón cerrado, cumpliendo con el protocolo previsto por Covid-19, con lo cual solo tuvo la duración de tres horas, tras lo cual luego se realizó una caravana por los barrios donde vivían las víctimas y luego se llevó a cabo el entierro en el cementerio Recoleta.

En la oportunidad, el doctor Cristian Leguiza, abogado de la familia, comentó que los menores fallecidos pertenecían a la agrupación de Boy Scouts, de la Iglesia Adventista. “Tenía un gran cariño por ellos por lo que me puse a disposición de los familiares para la asistencia legal y técnica”, expresó.

Dijo que había una orden judicial que autorizaba la donación de órganos, sin embargo se respetó la voluntad de la familia, por lo que no se concretó la ablación.

Fuente: Fénix / Medios Provincia