[REDACCIÓN EL FEDERAL] Por primera vez desde que asumió como intendenta, Inés Brizuela y Doria dejó de lado su rol institucional y se calzó el traje de líder de la oposición en medio de un grieta. Fue en una entrevista radial, en la que la dirigente de Juntos por La Rioja mantuvo un discurso decididamente confrontativo y no escatimó críticas a la reforma constitucional que impulsa el gobierno provincial y a las restricciones por la pandemia.

En la otra vereda, en la Provincia creen que el Municipio fogoneó la protesta del sector de los gastronómicos y afines contra las restricciones, y la movilización que realizó un grupo de padres por la educación presencial, en la que hubo dirigentes opositores.

¿Se acabó el veranito?

Desde el 10 de diciembre de 2019, Brizuela y Doria venía priorizado su papel como funcionaria, antes que el de referente de la principal fuerza opositora. El gobernador Ricardo Quintela lo aceptó. Su paso previo por el Palacio de Ramírez lo condicionaba. Y firmaron una paz más pragmática que otra cosa.  

La pregunta que recorrió desde entonces al “círculo rojo” fue hasta cuándo iba a durar ese pacto. Hubo señales de desgaste natural, y reproches en privado y en público, estos últimos en general protagonizados por laderos de Quintela y Brizuela y Doria, pero todo seguía el rumbo esperado hasta que finalmente algo cambió.

Esa tensión entre el enojo y la buena onda del gobernador y la intendenta se hizo pública en el video en que se vio a los dos mandatarios discutiendo durante un acto. Quintela reprochó con una sonrisa y a Brizuela y Doria se la vio conciliadora, a pesar de que había subido el tono de sus mensajes en las redes sociales.

Pero la entrevista de ayer que dio Brizuela Doria a Radio Fénix tuvo un acento distinto. Hasta ahora ese tipo de discursos más duros estaban relegados al resto de los funcionarios municipales, como Teresita Luna o Guillermo Galván.

Esta vez ese espacio lo ocupó Brizuela y Doria. Habló como lo hacía antes del 10 de diciembre de 2019 sobre los temas más candentes de la agenda política. Algunas declaraciones grafican la impronta combativa:

–  “Hay una evidente falta de inversión en el sistema educativo y en el sanitario. El sistema sanitario está igual que cuando comenzó la pandemia y la provincia recibió más fondos que nunca”.

– “Creen que no tienen la necesidad de hablar con nadie, que tienen la verdad absoluta, pero están muy alejados de la realidad y de las necesidades de los riojanos”.

–  “No hay evidencia científica que justifique esta decisión [de cortar la presencialidad en las escuelas]”.

En la Provincia ven que detrás de ella también hubo una larga fila de dirigentes que ratificaron las críticas con duras palabras.

En el fondo, valga la redundancia, hay una discusión por los fondos. En el Municipio aseguran que no es necesario reformar la Constitución para garantizar la coparticipación que les corresponde.

Esa es justamente la principal baraja que todavía tienen en la Casa de las Tejas. La más fuerte es el aporte para pagar los sueldos de los PEM, pero en el camino también hay obras.

El veranito tiene fecha de cierre, pero muchos esperaban que sea más cerca de 2023, si es que acaso no es preferible para ambos permanecer en sus sillones. Pero algo se quebró. Los próximos días serán clave para ver si esto es sólo un pasaje más de esa tensa relación o el principio de un nuevo capítulo.