Una mujer ingresó esta mañana al anexo del Banco Rioja que está sobre la calle San Martín, en el centro de la capital provincial, y provocó un revuelo: dijo que quería cobrar sus haberes, pero después comentó que tenía COVID-19 y se desmayó.

En medio de la confusión, un familiar de la mujer que se hizo presente en el lugar aclaró que se trata de una persona con probelmas psiquiátricos, según indicó el comisario Ochoa a Radio Fénix. Sin embargo, el protocolo tuvo que ser activado.

AMPLIAREMOS