[INVESTIGACIÓN] La historia de Chepes Gold: del ex diputado que juega a dos puntas al silencio del Secretario de Minería

0
1454

*Por Juan Parrilla

El proyecto Chepes Gold para explotar oro en La Rioja se mantiene en el más absoluto hermetismo. EL FEDERAL intentó comunicarse a través de múltiples llamadas y mensajes de textos con el secretario de Minería, Herman Hünicken, pero no respondió a los requerimientos.

En Chepes prácticamente no saben nada de Chepes Gold. Sí hubo algunos contactos de vecinos con miembros de la Asamblea Famatina No Se Toca para intentar descifrar qué está pasando en sus tierras y si es peligroso para la salud y el medio ambiente, en una zona que vive una crisis hídrica desde hace años. En los próximos días se hará la primera reunión de cara a la futura creación de una asamblea local.

En ese contexto, EL FEDERAL reconstruye en esta crónica el silencioso desembarco en La Rioja de Ultra Resources, una minera canadiense con proyectos de litio en su país, los Estados Unidos y el Salar de Antofalla, en Catamarca. Este medio detectó, además, que su referente en Argentina se asoció en 2009 a un ex diputado provincial que participó de las negociaciones.

16 licencias

De acuerdo a un comunicado divulgado el 2 de diciembre por la prensa especializada, Ultra Resources -que cotiza en la bolsa de Canadá- y la compañía china Yunnan Ling Le Mining Co firmaron una carta de intención por tres meses en la que acordaron formar un joint venture para encarar la explotación de una propiedad que rodea varias minas de oro históricas en el departamento de Rosario Vera Peñaloza, aunque una parte está ubicada en el municipio vecino de General San Martín. La canadiense aportará sus licencias y la otra empresa, un capital no menor a 3 millones de dólares. Basaron su iniciativa en unos estudios realizados en 1993 a partir de un convenio del gobierno argentino con Japón.

Una aclaración sirve para que graficar la falta de información en torno al proyecto: algunos medios prestigiosos dentro del sector, como Mining Press, aseguraron que la empresa china en cuestión es Yunnan Gold and Mining Group (YGMG), la octaba productora de oro del gigante asiático. La confusión es grande, porque en la página oficial de Ultra Resources no figura el comunicado.

El camino hacia ese acuerdo había empezado tiempo atrás. Más allá de que ya había solicitado otras licencias en La Rioja, la primera noticia que se conoció de la empresa canadiense en la provincia fue el 23 de enero del año pasado, cuando se reunieron algunas autoridades con ejecutivos de Ultra Lithium Inc, que en diciembre fue rebautizada como Ultra Resources. Estuvieron en el encuentro el ex gobernador Sergio Casas, el ministro de Infraestructura, Juan Velardez, el intendente de Rosario Vera Peñaloza, Cristian Pérez, y el ex diputado Mario Guzmán Soria.

Sin embargo, el gobierno de La Rioja no informó que hubo una reunión con una minera. “La provincia avanza en proyectos de energía limpia”, fue el título de la gacetilla sobre el encuentro, que no mencionó la palabra minería. Pero además, la nota de prensa ocultó el nombre y la actividad principal de Ultra Lithium, a la definió como “Ultra L., [una empresa] de exploración y desarrollo”.

Todo lo que vino después se mantuvo de espaldas a la población. Si bien Ultra Resources publicó algunos comunicados en inglés en su página web, nadie en La Rioja se enteró, ya que en la provincia ni siquiera se sabía el nombre de la empresa ni sus intenciones. Y naturalmente, no se anunció ninguna inversión en materia de energía, sino de minería.

El primer comunicado fue el 5 de junio, cuando Ultra Resources anunció que había conseguido tres licencias en La Rioja a través de su filial local, Ultra Argentina SRL. La información coincide con tres edictos de cateo publicados en el Boletín Oficial de La Rioja del 11 de junio y el del 21 de junio, referidos a los proyectos Ultra I, Ultra II y Ultra III.

Ultra I son 9.987 hectáreas ubicadas entre los departamentos Rosario Vera Peñaloza y San Martín, y abarca las minas El Arbolito y San Antonio. Ultra III son 7.576 hectáreas, también en esos dos departamentos. Y ultra II son 9.617 hectáreas, pero sólo en Rosario Vera Peñaloza. Abarcan, en total, 27.180 hectáreas.

Veta de cuarzo en la mina Espinillo

Esos edictos contenían tres resoluciones de la Dirección General de Minería de La Rioja del 15 mayo, que ordenaron a la empresa que presente dentro de los 30 días siguientes el Informe de Impacto Ambiental que establece el Código de Minería. Nadie hasta ahora divulgó el contenido de esos documentos.

A dos bandas

En este punto hay una situación que llama la atención y desnuda un conflicto de intereses. Los edictos de Ultra II y Ultra III subrayan que la graficación de ambas solicitudes de exploración fue la “resultante de la superposición parcial con el Cateo Chico, a nombre de Renca SRL”. Se trata de una empresa constituida el 23 de agosto de 2007 entre Hugo Vidable y el ex diputado provincial Mario Guzmán Soria.

Como se ve en la siguiente foto, el ex diputado Guzmán Soria fue uno de los partícipes del encuentro realizado en enero del año pasado entre autoridades de la empresa y de La Rioja. Podría haber incurrido en el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública.

A la izquierda, Mario Guzmán Soria.

A su vez, el 10 de octubre de 2009, Vidable y Guzmán Soria se asociaron al geólogo Juan Guillermo Orozco, hoy gerente de Ultra Argentina, quien además tendría terrenos o licencias en la zona del proyecto, según fuentes del sector consultadas. Según el edicto publicado en el Boletín Oficial del 30 de octubre de 2009, Orozco adquirió el 50% de la participación de los dueños de Renca SRL. En algunos pueblos de Jujuy guardan los peores recuerdos de él, de cuando trabajaba en la empresa Uranio del Sur.

Más licencias

Tras la publicación de los edictos de Ultra I, II y III, la historia de Chepes Gold siguió -siempre sin comunicar nada de esto a los vecinos de La Rioja- el 26 de junio, cuando Ultra Resources informó que adquirió 13 licencias adicionales para extraer oro en Chepes, ubicadas en lugares en los que hubo minas de oro y cobre que funcionaron entre 1880 y 1914. La empresa informó que cubren una superficie unas 2 mil hectáreas.

En este punto hay que hacer una distinción. Las primeras tres licencias son para prospectar y realizar actividades de exploración por un período limitado, mientras que las otras 13 otorgan derecho de desarrollar y extraer minerales sin límites de tiempo.

En ese marco, los boletines oficiales del 16, 23 y 30 de agosto incluyeron un edicto en el que Ultra Argentina informó que presentó una solicitud de manifestación de descubrimiento de oro y cobre en la zona denominada “Cuesta de La Florida”, que está dentro de Ultra III, en las coordenadas X=6504901.00 – Y=3472666.00. Ese hallazgo le permite pedir la concesión.

Cuatro meses después, el 20 de diciembre se publicaron en el Boletín Oficial los edictos de cateo de los proyectos Ultra IV, Ultra V, Ultra VI y Ultra VII. Y en este punto se abre otro interrogante, porque de acuerdo a esas publicaciones, los cuatro permisos abarcan 34.825 hectáreas, pero la empresa precisó en su presentación corporativa de diciembre de 2019 que las trece licencias de explotación en Chepes están ubicadas en unas 2 mil hectáreas. La información oficial ayudaría aclarar estas cuestiones.

Análisis de laboratorio

Por otra parte, en algún momento del primer semestre de 2019 Ultra Resources tomó tres muestras de unos 800 kilos cerca de tres minas históricas (Espinillo II, Callana VI y Callana V) y las envió para su análisis a los laboratorios SGS, en Burnaby, Canadá, y Kunming Metallurgical Research Institute (KMI), en China. Los primeros resultados del estudio de mineralogía fueron los de SGS, anunciados el 8 de julio, que arrojaron una presencia de 7,44 a 54,77 gramos de oro por tonelada de roca.

El 17 de julio siguió otra gacetilla de Ultra Resources en la que anunció que la empresa recibió los resultados del estudio del instituto KMI, que detectó un contenido promedio en las muestras de “35,91 gramos de oro por tonelada, con un 79,38% de oro en forma de un mineral independiente, que puede recuperarse mediante separación por gravedad”.

Muestras de veta de cuarzo que muestran la mineralización.

Los análisis de laboratorio detectaron que “la distribución de oro en las rocas está relativamente concentrada” y que además de oro natural, hay otros minerales portadores de oro, principalmente cuarzo, moscovita, crisocola, limonita, hematita, malaquita y cerusita. Además, hay hasta 125 gramos de plata por tonelada, el 2,45% de la roca es cobre y el 5,87% es plomo.

Con esa información en su escritorio, el CEO de Ultra Resources, Weiguo Lang, manifestó su voluntad de “diseñar una planta de procesamiento de oro a escala piloto para determinar la viabilidad del procesamiento de material de descargar minera en cada sitio histórico de la mina” en La Rioja.

No está claro en qué estado está el proyecto actualmente y no hay información oficial. Lo más probable es que Ultra Argentina esté avanzando en la planta de procesamiento y que se haya realizado en el lugar del descubrimiento en “Cuesta de La Florida” la llamada “labor legal” que -dicho en criollo- es un hueco en la tierra que -en palabras del Código de Minería- pone “de manifiesto el criadero, de manera que pueda reconocerse su dirección, inclinación y grueso, y comprobarse la existencia y clase del mineral descubierto”.

Sí se sabe que el gobernador Ricardo Quintela ya se manifestó en contra de la megaminería, pero no habló en particular de este proyecto cuyas características se desconocen, lo que impide el “debate serio” que tanto reclaman los mineros, incluido el proprio secretario de Minería de La Rioja, Herman Hünicken.

Herman Hünicken, secretario de Minería de La Rioja.

El caso de Hünicken es extraño, porque de su actividad en las redes sociales se desprende que es antiperonista, pero llegó a la Secretaría de Minería tras su paso por la CNEA, donde defendió el proyecto de extracción de uranio de El Cantadero – Duraznillo, que se cree que iba a utilizar una de las técnicas más polémicas de minería y del que también se dieron muy pocas precisiones a los vecinos, que se quejaron por la falta de información.

El secretismo va en sintonía con lo que ocurre en otras minas del país. Los ejemplos más palpables -pero no los únicos- son los de Veladero, en San Juan, y Bajo La Alumbrera, en Catamarca, ambos marcados por los conflictos ambientales y la manipulación de la información.

El caso de Veladero, que explota Barrick Gold a través de filiales locales -hoy asociadas a una empresa china- es grosero, porque según denunció la Asamblea Jáchal No Se Toca, los análisis realizados a principios de 2018 y 2019 por la Universidad Nacional de Cuyo arrojaron niveles históricos de contaminación, mucho mayores en el primer caso a los que siguieron al famoso derrame de septiembre de 2015, pero el gobierno de San Juan rechaza su validez porque fueron ordenados por el municipio. Hasta el día de hoy los vecinos de Jáchal no han podido a acceder a buena parte de la información que han solicitado sobre el yacimiento.

Ese, en definitiva, es el secretismo y la manipulación de la información que impera en el mundo minero, mientras se reclama un debate serio. Es probable que en las próximas semanas, los defensores de Chepes Gold dirán que la megaminería genera un futuro mejor y puestos de trabajo, pero ocultarán que los departamentos mineros de San Juan tienen las tasas más altas de desempleo de la provincia, quizás porque los proyectos extractivos destruyen las economías regionales. Contarán, como siempre ocurre, sólo una pequeña porción de la historia. Pero para que haya discusión se necesita información confiable. Y eso, al menos hasta ahora, no va a ser posible.